El equipo económico se reunió este mediodía con los funcionarios del Fondo Monetario Internacional ( FMI) para analizar la evolución de las cuentas públicas, en función del compromiso asumido por el Gobierno tras la firma del acuerdo stand by.

El encuentro se llevó a cabo en la sede del Palacio de Hacienda y fue encabezado por el secretario de Política Económica, Sebastián Katz, quien detalló el plan impulsado por el flamante gabinete económico para los próximos meses.

Los representantes del Fondo tienen previsto monitorear los números de julio y el impacto que tendrán las últimas medidas económicas que tomó el Gobierno, como la baja del IVA en algunos alimentos y el aumento del mínimo no imponible de Ganancias. 

Katz estuvo acompañado por el secretario de Hacienda, Rodrigo Pena y el secretario de Finanzas, Santiago Bausili, debido a que el ministro Hernán Lacunza, se encontraba participando de una reunión de gabinete nacional en la Casa Rosada.

Por parte del FMI participó el responsable de la misión argentina, Roberto Cardarelli, informaron fuentes del Palacio de Hacienda.

La agenda de los representantes del FMI incluye también, en el transcurso de esta tarde, un encuentro con el candidato presidencial del Frente de Todos, Alberto Fernández.

"Son reuniones técnicas, de seguimiento de los programas en curso, que es la rutina de cada visita de los funcionarios del FMI", informaron en Hacienda.

De todas maneras, y en virtud del escenario político tras las elecciones PASO, la delegación del FMI no sólo circunscribirá esta visita a cuestiones vinculadas a la evolución de la economía, sino que tiene especial interés en escuchar las acciones que impulsará el kirchnerismo en el caso de ganar las elecciones presidenciales.

La visión de los funcionarios del FMI sobre la marcha de la economía argentina será de vital importancia para el desembolso de US$ 5.400 millones programado para mediados del mes que viene.

El ministro Lacunza marcó la posición del gobierno argentino tras su primera reunión con los técnicos del FMI. "Cumplimos con todo el acuerdo firmado con el FMI y no hay motivos para que no se entregue el desembolso previsto. Tuvimos una primera reunión y fue muy buena", señaló Lacunza.

En el fin de semana, Lacunza se entrevistó con el director del Departamento del Hemisferio Occidental, Alejandro Werner; el jefe de la misión argentina, Roberto Cardarelli y el representante permanente del Fondo en el país, Trevor Alleyne.

Por su parte, el ministro se responzabilizó a cumplir las metas fiscales comprometidas en el marco del acuerdo stand by sellado con el organismo crediticvio.

En ese caso, Lacunza presentó los números del segundo trimestre del año y aseguró que la Argentina está en condiciones de recibir el desembolso previsto para septiembre, por 5.400 millones de dólares, aunque hay algunas dudas.

Con la última disparada del tipo de cambio, el ratio de deuda sobre PBI ya superó el 100% y encendió todas las alarmas sobre la sostenibilidad de la deuda. Este punto podría dificultar el siguiente giro del FMI, por más que el Gobierno cumpla con la meta de déficit fiscal, aunque el propio Lacunza aseguró que no está en riesgo.