Mientras el sector exportador de la carne reclamó no haber participado de las negociaciones, el Gobierno decidió aceptar la oferta de carne vacuna de 99.900 toneladas anuales formulada por la Unión Europea (UE), al igual que Paraguay, pero como Brasil y Uruguay la han rechazado, la posición del Mercosur no está firme cuando hoy se retome el diálogo en Bruselas.

Fuentes gubernamentales y diplomáticas brasileñas revelaron ayer a BAE Negocios que la Argentina y Paraguay quieren acelerar el ritmo de las negociaciones para alcanzar un acuerdo de libre comercio y se conforman con la cuota ofrecida por la UE. Sin embargo, "Brasil y Uruguay no la consideran suficiente" y fuerzan un nuevo aumento de la oferta. El pasado martes, la UE elevó la cuota de carne vacuna al Mercosur, de 70.000 toneladas a 99.900 toneladas.

Un dato llama poderosamente la atención. El Foro Mercosur de la Carne, representado por el sector exportador de los cuatro países, pasó de reclamar 400.000 toneladas en el inicio de las conversaciones a 160.000 toneladas, supuestamente por exigencia de los gobiernos del bloque sudamericano y ante la necesidad de mostrar un acercamiento.

De todos modos, dicho foro, en un documento enviado a los cuatro gobiernos del Mercosur al que accedió este diario, criticó la falta de transparencia en la forma de negociar ya que los empresarios sienten que fueron marginados del diálogo interbloque. La nota remarca que "hemos sido privados de la realidad de las negociaciones" y "la cuota de 99.000 toneladas no cumple con el mandato del 2010 y no contempla la ambición del sector del Mercosur".

En su acuerdo de libre comercio, la UE le ofreció solamente a Canadá 50 mil toneladas de carne anuales sin aranceles.