El Gobierno nacional denunció que hubo un "encubrimiento" luego que se confirmara que el envío de material bélico a Bolivia, iniciado durante la administración de Mauricio Macri, se extendió dos veces durante la gestión del presidente Alberto Fernández. Según explicaron, las autoridades de los ministerios de Seguridad y de Justicia no estaban al tanto.

Las prórrogas se realizaron el 14 de enero y el 23 de abril de 2020, según reveló la Agencia Nacional de Materiales Controlados (ANMAC), dependiente del Ministerio de Justicia.

"La Anmac, ante este tipo de pedidos formales, se limita a autorizar la prórroga a pedido de las Fuerzas de Seguridad. Fue una parte del intento de encubrimiento de la entrega ilegal de material bélico a la Fuerza Aérea y a la Policía Boliviana”, señalaron fuentes de la cartera de Justicia al diario La Nación.

En esta línea, remarcaron que "el encubrimiento se terminó de consolidar en julio de 2020, cuando un gendarme informó que las 70.000 municiones habían sido consumidas en ejercicios de entrenamiento y prácticas de tiro".

Martín Soria, ministro de Justicia, indicó que "las autorizaciones de 2020 fueron suscritas por la parte de Gendarmería, que intentó encubrir el contrabando". "Deberían buscar un abogado, porque sin dudas están hasta las manos", opinó sobre los acusados en Radio 10.

Del mismo modo, fuentes de la cartera de Seguridad sostuvieron que la extensión del envío de material a Bolivia se realizó "de forma poco transparente" y "llamativamente sin copia al Ministerio". “No estaban copiadas las autoridades del Ministerio, quisieron cerrar el trámite sin hacer ruido”, agregaron.

El hecho será incluido en la denuncia realizada por el Gobierno nacional al expresidente Mauricio Macri y dos de sus exministros, Patricia Bullrich, de Seguridad, y Oscar Aguad, de Defensa, por el envío de material bélico a Bolivia durante el golpe de Estado a Evo Morales.

En este marco, Soria opinó que Macri "hizo la gran 'Pepín' Simón, y se quedó del otro lado del charco", en referencia al ex asesor presidencial Fabián Rodríguez Simón, el cual busca ser refugiado político en Uruguay mientras es requerido por la Justicia argentina.

Tanto el expresidente como los exministros involucrados desmintieron en reiteradas ocasiones la acusación y señalaron que se trata de una operación realizada por Evo Morales con colaboración del Gobierno argentino.