Dispuesto a seguir fortaleciendo su relación con los intendentes de la provincia de Buenos Aires, el gobierno de Alberto Fernández firmará este lunes convenios de asistencia con varios municipios, mientras sigue tensando su relación con el Ejecutivo porteño, a cargo de Horacio Rodríguez Larreta.

En dirección a seguir privilegiando a los municipios bonaerenses, el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y la secretaria de Innovación Pública, Micaela Sánchez Malcolm, se reunirán esta tarde a las 16 en el Salón de los Científicos de Casa Rosada con los jefes comunales Fernando Gray (Esteban Echeverría), Lucas Ghi (Morón), Alberto Descalzo (Ituzaingó) y Ariel Sujarchuk (Escobar), con quienes rubricará acuerdos de asistencia para incorporarlos al sistema de Gestión Documental Digital.

De esa manera, cada jurisdicción podrá adecuar su normativa a las nuevas tecnologías, garantizando la transparencia de los procesos administrativos y la eficiencia en los tiempos de resolución.

Lo cierto es que el Presidente viene manteniendo desde hace semanas encuentros periódicos con los alcaldes de la provincia, sobre quienes se recostó tras la carta de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en la que se puso en la mira a varios funcionarios nacionales, los que a su entender "no funcionan".

En uno de esos cónclaves, el mandatario les hizo un guiño para que los alcaldes avancen sobre la ley provincial que les impide la reelección indefinida, pero, además, eligió a dos de los suyos, Jorge Ferraresi (Avellaneda), a quien colocó al frente del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat, y a Santiago Maggiotti (Navarro), como su viceministro.

A contramarcha de esa relación, el jefe de Estado no deja de poner distancia con el Gobierno porteño, situación que se agravó ante la decisión de avanzar con el proyecto de quita de más de un punto de la coparticipación federal a ese distrito, lo que hoy será tratado, entre otros temas, en sesión especial en la Cámara baja.

En las ultimas horas, el diputado Cristian Ritondo (Juntos por el Cambio) afirmó al respecto en su cuenta de Twitter que el Gobierno nacional quiere "reducirle aún más la coparticipación a la Ciudad, como si lo que ya le han quitado no fuera inconstitucional".

Por su parte, y a través de un comunicado, también la diputada Graciela Ocaña (Confianza Pública) se refirió al tema al afirmar que el Ejecutivo nacional "intenta quitarle la autonomía" a la Ciudad de Buenos Aires, al advertir que el "arrebatarle más de un punto en la coparticipación es solo el primer paso".

El último jueves, la relación entre entre Nación y Ciudad sufrió un nuevo remezón a raíz de la violenta represión desatada por la policía porteña en inmediaciones de la Casa Rosada contra los asistentes al funeral del astro del fútbol mundial Diego Armando Maradona.

Al intercambio de acusaciones cruzadas se le sumó una denuncia penal presentada por la Secretaría de Derechos Humanos, a cargo de Horacio Pietragallam contra Rodríguez Larreta y Diego Santilli (vicejefe de Gobierno a cargo del Ministerio de Justicia y Seguridad comunal), para que se los investigue por los presuntos delitos de intimidación pública, abuso de autoridad y abandono de persona.