El Gobierno sintió una “inyección de ánimo” en las últimas horas. El entusiasmo del oficialismo tiene dos componentes. Por un lado, la contundente victoria con el 50 por ciento de los votos del candidato Rodolfo Suárez en Mendoza, y en segundo lugar, las manifestaciones que se dieron en la marcha del “Sí, se puede” el sábado en las Barrancas de Belgrano.

 

Los dos temas fueron analizados en la reunión de gabinete que encabezó Mauricio Macri luego de anunciar la reducción de impuestos al trabajo para las pymes y comercios, como primera propuesta de campaña, en coincidencia con los datos de pobreza  del primer trimestre del año con 15 millones de personas afectadas.

 

En una conferencia de prensa en la Rosada, el ministro de Justicia, Germán Garavano, analizó que tanto la elección mendocina como las movilizaciones generaron un clima que “tienen que ver con la esencia de Cambiemos” en la que piensa en que “se puede dar vuelta la elección de las PASO”.

 

La primera marcha comenzó el sábado en territorio muy amigable para el macrismo. Esta semana seguirán distritos de las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe, Entre Rios y Mendoza. “Tenemos el desafío de dar vuelta la elección”, se mostró confiado Garavano.

 

El ánimo de Juntos por el Cambio se vivió en el gabinete de hoy. Mendoza estuvo en el centro de los comentarios presidenciales, pese a que desde la provincia trataron de ocultarlo a Macri en la campaña local. “Hubo un aumento de la diferencia de votos y los intendentes generaron buenos resultados”, analizaron los ministros. El vicejefe de gabinete, Andrés Ibarra, resaltó el caso mendocino como el segundo caso “históricamente con resultado más amplio”.

 

Hubo especial atención a las manifestaciones expresadas por el rival de Juntos por el Cambio, quien había señalado que en Mendoza habían querido esconder a Macri. Como réplica, Garavano aseguró que Fernández buscó nacionalizar la elección pero “fue duramente derrotada su candidata”. “Por hacer un aprovechamiento nacional fue duramente castigado”, añadió Ibarra sobre la estrategia de la oposición.

 

El candidato que ganó en Mendoza es el que apoyó Alfredo Cornejo, el presidente del radicalismo, y uno de los principales críticos de las políticas de la administración macrista. Fue el primero en llevar a la Rosada el cuestionamiento por el aumento de las tarifas, e incluso fue uno de los mandatarios que desafíó a desdoblar los comicios. Tras el triunfo de anoche, Cornejo buscó tomar distancia de Balcarce 50 al afirmar que ganaron por “la gestiòn local”.

 

La energía positiva del Gobierno podría durar unas horas pese a que todavía se siente el clima del acto del sábado en CABA. “Fue muy importante la conexión emocional y es un inicio de un trabajo que esperamos que nos lleve al 27 con buenos resultados”, expresó Garavano.

 

Sobre la pobreza, el macrismo remarcó el constraste con el kirchnerismo al decir que “los pobres no se ocultan más”. Enumeraron a las medidas del aumento del no imponible de Ganancias y la eliminación del IVA a la canasta básica como reacciones para paliar la crisis que  “están dando buenos resultados”.

 

Te puede interesar:

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos