El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, encabeza, junto a los ministros de Salud, Carla Vizzotti, y de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, una reunión con empresas proveedoras de oxígeno, un insumo básico en el marco de la pandemia, vital para los enfermos más graves y la principal razón por la terminan siendo internados en los hospitales.

De la reunión, en el salón Eva Perón de la Casa Rosada, toman parte representantes de las principales empresas proveedoras de oxígeno en el país: Air Liquide, Indura y Linde.

Durante la reunión se trabajará junto a las empresas proveedoras para garantizar el abastecimiento de oxígeno para los establecimientos de salud de todo el país en el marco de la pandemia de Covid-19, señalaron las fuentes.

El oxígeno se extrae de la atmósfera, se genera en plantas de separación de aire, se purifica, luego se lo expande para llevarlo al estado líquido y se lo conserva en ese estado a una temperatura de -186 grados.

En camiones cisternas se transporta el oxígeno -un tanque móvil puede llevar hasta 10 mil litros de oxígeno líquido- a los hospitales donde se almacena en contenedores criogénicos.

Los pacientes obtienen el oxígeno a través de una red de tuberías, pero algunos hospitales no están preparados para esto y lo reciben en cilindros de gas portátiles que se administran directamente a los pacientes. Otra opción son los concentradores de oxígeno del tamaño de una maleta, que separan el oxígeno en el sitio.

El enorme crecimiento de la demanda generó problemas, principalmente en la distribución y el agotamiento de los tubos por encima de las dificultades para su obtención.

Germán Clausen, director de Gases Sudamericanos, una empresa familiar mediana que desde 1976 fabrica y distribuye oxigeno medicinal, explicó en diálogo con Radio con Vos que en "el consumo industrial (el 50% de su producción) ya se encuentra restringido y estamos dedicando una mayor proporción a lo sanitario", indicó.