La ministra de Salud y Desarrollo Social de la Nación, Carolina Stanley, consideró que en materia de política social el cambio más profundo de esta gestión "es haber terminado con el clientelismo".

En una entrevista con Télam, la funcionaria opinó que "las familias que hoy son pobres no tuvieron las mismas oportunidades que las demás. A ellos el Estado tiene que acompañarlos, y ese es un derecho, no puede ser una extorsión". 

En ese sentido, aseguró que "los planes se daban a cambio de ir a marchas, o se quedaban con un porcentaje o lo decidía el puntero a dedo", mientras que hoy "para recibir un plan hay que pasar por una oficina del Estado donde todos tienen el mismo derecho, y se recibe sin intermediarios".

Además recordó que ahora a los beneficiarios "se les pide capacitarse, o terminar el secundario, fundamental para conseguir un trabajo", y marcó que su gestión concibe esto "como una herramienta para que esa persona gane su ingreso con un trabajo en un futuro".

Consultada sobre las áreas que se priorizarán hasta el fin de su gestión, marcó especialmente el Plan Nacional de Primera Infancia y el Plan Nacional de Prevención de Embarazo No Intencional Adolescente.

Sobre este segundo programa, explicó que después de estudiar el tema, decidieron "mejorar la educación sexual y los métodos anticonceptivos", pero también se empezó con "consejeros en las escuelas y en los centros de salud" para que los jóvenes "pudieran hacer todas las preguntas que necesitaban, sin callarse", entre otras políticas.

En cuanto a la primera infancia, dijo que la primera decisión fue trasladar a todo el país los Centros de Primera Infancia (CPI) que construyeron en la Ciudad, para el cuidado de niños desde su nacimiento hasta que inicien la escolaridad. 

"Hoy hay más de 1600 Centros de Primera Infancia en todo el país, hablamos de 130 mil vacantes, pero se potencia con otros programas, como el Primeros Años, donde mujeres facilitadoras a acompañan a la mamá en los primeros meses, para explicarle cosas del cuidado, la lactancia, el juego". 

"Entre los dos programas llegamos a más de 400 mil chicos en todo el país. Eso es dar verdaderas oportunidades a los chicos que hoy están naciendo", aseguró.

La funcionaria también dijo que se incorporó "una mirada integral en los barrios", donde no solo se trabaja desde la obra pública, sino con varios ministerios, además de hacer "un trabajo fuerte de seguridad para sacar a los narcos".