El jefe de Gabinete, Marcos Peña,  confirmó esta mañana que no habrá sesiones extraordinarias del Congreso en febrero próximo, durante una conferencia de prensa que ofreció en la Casa Rosada tras la primera reunión de gabinete de 2018.

El jefe de ministros indicó que la actividad parlamentaria comenzará tras la inauguración de sesiones ordinarias del Congreso por parte del presidente Mauricio Macri, prevista par el 1 de marzo próximo.

De esta forma, tal como adelantó BAE Negocios en su edición de hoy, quedará para las sesiones ordinarias el tratamiento de algunas reformas trascendentales que prevé discutir el Ejecutivo durante este año, como la reforma laboral. 

Además, consideró “muy importante” que “la sociedad se comprometa” con la meta inflacionaria del 15 por ciento que planteó el Gobierno para el corriente año, porque, dijo, la lucha contra la inflación es de “todos los sectores”.

"Vamos a trabajar en el marco de las paritarias libres para, sin perjudicar al trabajador en su salario real, lograr comprometernos todos con esta búsqueda de la meta del 15 por ciento”, dijo el funcionario nacional en conferencia de prensa desde Casa de Gobierno.

Por otra parte, Peña justificó la firma de un decreto de  necesidad y urgencia de desregulación por parte del jefe de Estado,  al indicar que es una “herramienta constitucional” en el marco del “receso parlamentario”.

Durante la conferencia, también advirtió que el Gobierno avanzará con una reducción de alrededor del 20 por ciento de los cargos políticos del Poder Ejecutivo, por lo que precisó que se harán nuevas modificaciones a la Ley de  Ministerios para eliminar una serie de cargos -ministros,  secretarios, subsecretarios, directores nacionales.