El Gobierno construirá 300 Centros de Desarrollo Infantil (CDI) entre 2021 y 2022 para beneficiar a menores de cuatro años de las poblaciones más vulnerables de todo el país. La inversión será de 7.991 millones de pesos entre infraestructura, equipamiento y mantenimiento, lo que equivale al 8,5% del Presupuesto anual del Fondo de Infraestructura de Cuidados del Ministerio de Obras Públicas.

El presidente Alberto Fernández advirtió que el plan busca que "todos" tengan "las mismas oportunidades". "Hablo de que un chico que nazca en un lugar pobre tenga las mismas oportunidades que uno de clase media o clase alta. Eso quiero", aseguró en la presentación que se desarrolló en Casa Rosada.

El objetivo de los CDI es "aumentar las oportunidades para la primera infancia y reducir las brechas existentes de pobreza, género y territoriales, ampliando la infraestructura para acceder a este servicio de cuidado integral que garanticen la protección y promoción de los derechos de niñas y niños", indicaron fuentes del gobierno a NA.


  
Por su parte, el Ministerio de Desarrollo Social apoyará la gestión y el fortalecimiento futuro de los CDI con una inversión inicial destinada a equipamiento e insumos y realizará un acompañamiento económico mensual por cantidad de niños y niñas, que permitan garantizar los gastos de funcionamiento básico de cada espacio, además de la asistencia técnica y la formación para el personal.

En tanto, las distintas provincias o municipios serán responsables de la disponibilidad del suelo y de brindar los recursos humanos necesarios para su operatividad.

La localización de los CDI es definida en base a un Índice de Inequidades en la Primera Infancia (IPI), construido a partir de tres criterios: Vulnerabilidad y desigualdades de accesos a cuidados en la niñez; Demográfica y escala de ciudades; y Viabilidad de suelo, gestión y sostenibilidad en el tiempo.

Junto al mandatario estuvieron presentes los ministros de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; de Desarrollo Social, Daniel Arroyo; del Interior, Eduardo "Wado" de Pedro; y de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, así como el gobernador de Jujuy, Gerardo Morales.

También participó el Padre Pepe Di Paola, quien, en representación de los curas villeros, sostuvo: "Creemos en la comunidad organizada. Las organizaciones del pueblo pueden fortalecer a los niños".

Crítica al "mérito"

Fernández cuestionó la "vuelta a la normalidad" y lanzó: "¿A qué normalidad quieren volver? ¿A la que dejó a tantos millones de chicos desamparados? ¿A la de la concentración del ingreso? ¿A la normalidad donde algunos pocos tienen mucho y millones tienen hambre? A esa normalidad no vamos a volver".

En este sentido, el jefe de Estado sostuvo que "para no volver a esa normalidad" hace falta "que el Estado esté presente y que todas y todos se comprometan", en tanto que subrayó que "el último rincón de Jujuy o de Salta es la Patria" y hay que "ocuparse de ellos".

Y agregó: "Ahí habrá una parte donde el mérito tenga que ver, pero si no le damos igualdad de oportunidades a todos, el mérito no alcanza".