El jefe de Gabinete, Santiago Cafiero sostuvo hoy que "no debería existir ninguna política sanitaria dictada desde las empresas", en contra de la iniciativa de la Unión Industrial Argentina ( UIA), que planteó que las fábricas dejen de pagar sus salarios a los trabajadores que no se vacunen contra el Covid-19.

Cafiero remarcó que quitarle el sueldo a los trabajadores "no corresponde" ya que "no puede haber una sanción si la vacuna es optativa”.

“Nosotros vamos a continuar con la vacunación de modo optativo. Tenemos una gran aceptación y la Argentina es uno de los países que más ha vacunado", sostuvo en declaraciones a radio La Red.

El presidente de la  UIA, Daniel Funes de Rioja, afirmó el martes que "las empresas podrán decidir que los trabajadores que decidan no aplicarse la vacuna no retornen a sus puestos de trabajo, para cuidar la salud de todos los colaboradores y sus familias", y "siendo que no habrá prestación de servicios, tampoco habrá paga de salario".

En una conferencia de prensa posterior a la reunión de Junta Directiva de la entidad, Funes de Rioja señaló que la decisión fue comunicada al Ministerio de Trabajo de la Nación, y si bien -ante una consulta de BAE Negocios- admitió que podría haber judicializaciones, sostuvo: "Nadie gana un salario sin trabajar. Mientras no había vacunas, existía la dispensa. Ahora son casos de decisión personal".

Cafiero añadió este jueves que en la Argentina hay "una gran aceptación en el tema de la vacunación" y que el país "viene con una gran cultura de calendario de vacunas, algo que se amplió durante el gobierno de Cristina (Fernández de Kirchner), y es uno de los países que más viene vacunando".

En este sentido, el jefe de Gabinete agregó que "en la actualidad tenemos una cobertura del 80 por ciento de mayores de 18 que ya tienen al menos una dosis contra el coronavirus, lo que en breve se completará".

"Así que hay una gran aceptación, y por otra parte, no puede haber una política económica, o de sanción, si la vacuna es optativa", insistió el funcionario nacional.

El Gobierno contra la decisión de la UIA

Este jueves el Gobierno marcó su posición con respecto a la iniciativa de los industriales. Además de Cafiero, habló al respecto la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco: "La mayor parte de la población argentina entiende que la importancia de la vacunación no es solo para uno sino también por los demás", afirmó, con lo cual restó trascendencia al planteo realizado desde la UIA.

En ese marco, la funcionaria subrayó la importancia de "encontrar los mecanismos para que los empresarios y empresarias, y sus trabajadores se pongan de acuerdo" en cuanto a la "vuelta al trabajo", en referencia al regreso a la presencialidad en el marco de la actual etapa de la pandemia de coronavirus.

"Por suerte en la Argentina no estamos como en otros países que hay un grupo muy grande que rechaza la vacuna", señaló la funcionaria en declaraciones a Radio 10, en las que subrayó que, en el país, "la gente entiende la importancia de la vacunación".

Los cuestionamientos llegaron incluso desde un integrante de la Junta Directiva de la UIA, el presidente del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE), José de Mendiguren, quien aseguró que la propuesta de Funes de Rioja “es una opinión personal” y no un planteo de la organización, porque “no es la generalidad” de los trabajadores que no quieren vacunarse.

¿Puedo yo tomar esta medida como industrial? No, definitivamente no”, afirmó De Mendiguren a radio Del Plata, al remarcar que es algo "ilegal".

EL Secretario General de la CGT, Hector Daer, planteó que "el salario no puede estar en juego por no vacunarse". En diálogo con FM Futurock, señaló: "Lo que tiene que hacer la UIA es pensar cómo vamos a recuperar nuestro país y cuándo vamos a tener un país con desarrollo" y agregó: "Lo de no pagar los sueldos a los que no se vacunen es un debate absurdo. Habla mucho de dónde cayó la UIA".

Ayer, también la CGT manifestó fuertes críticas. Para la central obrera, imponer sanciones de ese tipo "no es el camino adecuado".