A excepción de algunas voces disonantes, en líneas generales, dentro de la alianza Cambiemos definieron como "positivo" el paquete de medidas económicas y sociales que anunciaron desde el Poder Ejecutivo nacional para frenar la inflación y alentar el consumo, así como también el modo en que fue comunicado. Además de dar respuestas a los reclamos de los cinco gobernadores de la coalición gobernante, están convencidos que el congelamiento transitorio de precios y la suspensión del aumento de tarifas de los servicios públicos tendrán un impacto suficiente como para a revertir el malestar social y llegar mejor posicionados a las elecciones de octubre próximo.

"Todo salió a la perfección", apuntó un funcionario nacional. No sólo se refería al mensaje del presidente Mauricio Macri a través de lo que pareció ser un spot de campaña, sino a cada uno de los pasos que se siguieron dentro de la Casa Rosada para atender el pedido que hace tiempo venían haciendo los mandatarios radicales Alfredo Cornejo, de Mendoza; Gerardo Morales, de Jujuy; y Gustavo Valdés, de Corrientes; que se suman a los de la gobernadora bonaerense, María Eugenia Vidal; y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. Pero, fundamentalmente, consiguieron -según evalúan dentro de Balcarce 50- retomar la iniciativa política y "mostrarse activos" en medio la crisis económica.

"Lo que se comunicó es lo que esperábamos", dijeron desde el entorno del gobernador mendocino. "Estamos muy conformes con los anuncios", aseguraron en el Ejecutivo nacional. Aunque todavía persisten las dudas sobre cuál será el verdadero alcance de las medidas y hasta qué punto incidirá en la economía familiar, en el oficialismo están seguros que, al menos en el corto plazo, ayudará a transitar los siguientes meses con más calma.

Aún quienes en Cambiemos consideran que Macri debería haber comunicado "las medidas de alivio" en una conferencia de prensa y no en un video de casi tres minutos, que busca igualar al presidente con el ciudadano común, sostienen que "estos cambios ayudan a cerrar filas puertas adentro y concentrarse en la campaña". Sin embargo, en el Gobierno nacional admitieron que "el éxito" del paquete anunciado dependerá "del compromiso de los empresarios" y "el control del Estado", en contraste a lo planteado ayer por el ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, que dejó librada la suerte de la propuesta oficial a un simple "acuerdo entre caballeros".

En referencia a la suspensión de los incrementos de la tarifa eléctrica, el titular de la cartera económica manifestó que es necesario que las provincias "acompañen en el esfuerzo" a la administración central. El mensaje apuntó directamente a los mandatarios peronistas, no obstante por el momento en la Casa Rosada descartaron convocar a los gobernadores de la oposición, menos aún en pleno contexto electoral.

"El rumbo se mantiene, pero hasta ahora nos ocupamos de llevar adelante las transformaciones de fondo, las estructurales, ahora es una nueva etapa que requiere un cambio. Estamos en una instancia que es necesario tomar medidas para aliviar los efectos que producen esas transformaciones que venimos llevando adelante desde que asumimos, por lo menos hasta que consigamos bajar la inflación", resumió una fuente gubernamental.