El Gobierno a través del ministerio de Trabajo fijó la convocatoria al Consejo Nacional del Empleo, la Productividad y el Salario Mínimo Vital y Móvil (CNS) para el martes 27 del corriente a las 15.

Ese día tendrá lugar la sesión plenaria del foro que integran empresarios, centrales obreras y el Ejecutivo Nacional el cual entre otras definiciones marca el piso salarial para todos los trabajadores de nuestro país que desde marzo es de $21.600.

Un guarismo que en vistas de la inflación prespuestada del 29%, de las paritarias acordadas y en desarrollo, como también de la injerencia en otros cálculos, presenta una gran expectativa, sobre todo en el segundo año de pandemia, razón por la cual el CNS se desarrollará por videoconferencia.

La resolución de la convocatoria será publicada este miércoles en el Boletín Oficial.

El orden del día estableció como primer punto la determinación del Salario Mínimo, Vital y Móvil (SMVM) en el marco de lo dispuesto por el artículo 135, inciso a de la ley 24.013 y sus modificatorias.

El segundo punto del temario es la determinación de los montos mínimo y máximo de la prestación por desempleo, en el marco de lo dispuesto por el artículo 135, inciso b de la ley 24.013 y sus modificatorias.

La normativa establece que el ingreso básico "debe asegurar alimentación adecuada, vivienda digna, educación, vestuario, asistencia sanitaria, transporte y esparcimiento, vacaciones y previsión".

La norma considera también que "todo trabajador mayor de dieciocho (18) años, tendrá derecho a percibir una remuneración no inferior al salario mínimo, vital y móvil que se establezca, conforme a la ley y por los organismos respectivos".

De ahí la importancia de mantener actualizados los valores, para evitar distorsiones y que se paguen sueldos por debajo de esa línea, aprovechando el elevado nivel de desempleo que existe en el país.

Versión 2020

El CNS definió el ingreso básico versión 2020 con el rigor paritario de los acuerdos salariales promedio del año pasado y llegó a $21.600 en marzo del 2021, tuvo acuerdo de empresarios y dos centrales obreras que participaron del debate por video conferencia, la CGT y la CTA que lidera Hugo Yasky.

Fijó una suba de $4.125, fue rechazado por la CTA Autónoma, que mantuvo su reclamo por $46.000 en rigor del monto de la Canasta Básica. Fue el único voto negativo en la decisión que tuvo 31 definiciones por la aprobación de empresarios y sindicalistas.

En términos reales se convalidó una caída del 9% en el año y vuelve a los niveles de 2004.

“Su impacto sobre los asalariados registrados es marginal, casi nulo. Los básicos iniciales de convenio en casi todos los casos están por encima de ese monto”, había mensurado en ocasión de esa firma el titular del Observatorio de Derecho Social de la CTAA, Luis Campos.

“En los 90 el SMVM se fijó en $ 200, un equivalente al 25% del promedio salarial. El gobierno de Néstor Kirchner rompió con esta lógica y lo utilizó para impulsar al alza la negociación salarial”, recordó el analista de la CTAA.

A partir de 2004 el SMVM pasó a representar entre el 40% y el 45% del promedio salarial, con lo cual las actividades de menores ingresos tenían el piso cercano, hecho que favoreció no pocos convenios recordados por esos años.

Desde 2011, como publicó este diario y sobre todo a partir de 2012 esta lógica empezó a resquebrajarse y el SMVM dejó de ser un motor salarial alejándose cada vez más de los básicos de convenio. El pico máximo “devaluación salarial” llegó con la crisis de 2018 y en el último tercer trimestre el SMVM representó apenas el 27% del salario promedio.