En medio de la puja por la coparticipación, el Poder Ejecutivo nacional envió al Senado un proyecto de ley para modificar el esquema de financiamiento de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires.  

La iniciativa fija en 24.500 millones de pesos el gasto anual para las funciones de seguridad porteña. En la actualidad, la Nación le transfiere a la Ciudad $26.900 millones, 2.400 millones de pesos por encima de los gastos que conlleva la policía de ese distrito, según estimaciones de la administración central.

El proyecto, que lleva la firma del presidente Alberto Fernández; del ministro de Economía, Martín Guzmán; del jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; del ministro del Interior Eduardo De Pedro, y de la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, se da en el marco del proceso de transferencia progresiva de facultades en todas las materias no federales ejercidas en ese distrito.

En junio pasado, Frederic anunció la creación de una comisión de Actualización Institucional, Normativa y Doctrinaria de la Policía Federal Argentina (PFA) para redefinir el funcionamiento estratégico de la fuerza luego del traspaso del personal a la Ciudad.

El Ejecutivo nacional resolvió enviar hoy la iniciativa al Senado, donde el oficialismo tiene mayoría propia. El tema será debatido en las comisiones de Asuntos Constitucionales, y de Presupuesto y Hacienda, ambas presididas por senadores del Frente de Todos, María de los Angeles Sacnún y Carlos Caserio, respectivamente. 

En el artículo uno del texto se establece aprobar el "Convenio de transferencia progresiva a la Ciudad de facultades y funciones de Seguridad en todas las materias no federales ejercidas en CABA", celebrado entre el Estado nacional y el Gobierno porteño el 5 de enero de 2016.



En el  segundo artículo, se fija en 24.500 millones de pesos el gasto anual que demanda la transferencia realizada a la Ciudad. "Dicho monto será actualizado en los ejercicios sucesivos de acuerdo a un índice compuesto en un 80 por ciento por el índice nominal del salario promedio de la Policía Federal y en un 20 por ciento por el índice de precios al consumidor (IPC) elaborado por la Dirección General de Estadística y Censos de dicha jurisdicción, ambos correspondientes al año precedente", señala la iniciativa.

En el mismo artículo se sostiene que el Presupuesto General de la Administración Nacional de cada ejercicio fiscal contemplará el financiamiento de los gastos enunciados en el presente artículo.

El proyecto especifica que  la suma establecida en el artículo dos se dividirá en cuotas mensuales que se transferirán desde el Tesoro Nacional hacia el Gobierno porteño y su actualización se realizará en forma trimestral.

La decisión de enviar esta iniciativa al Congreso se da una semana después de que  el presidente Alberto Fernández resolvió hacer una quita del 1,18% de coparticipación a la Ciudad. Se pasó del 3,5% al 2,32%, por lo que el jefe del Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, optó por llevar su reclamo a la Corte Suprema de Justicia.  Con esta nueva medida se reduciría aún más ese porcentaje, ya que con el esquema actual se destina un 0,92% del total del 2,32% a la policía porteña. 

Si bien Juntos por el Cambio adelantó su rechazo a la medida adoptada por el Ejecutivo nacional días atrás, los senadores del interbloque opositor, en especial los que representan a otras provincias, deberán encontrar el modo de justificar su oposición a la iniciativa sin quedar atados a la defensa de la figura de Rodríguez Larreta y los intereses de la Ciudad. Lo mismo sucederá en Diputados, donde el Frente de Todos necesita del acompañamiento de los bloques opositores para aprobar el proyecto.