Luego de que la  Corte Suprema confirmara el inicio del juicio contra la ex presidenta Cristina Kirchner por la causa que investiga irregularidades en la obra pública, pese a que hay recursos pendientes que deben ser analizados por el máximo tribunal, el ministro de Justicia de la Nación, Germán Garavano, consideró que la continuación es "algo bueno" porque ayuda a "aclarar los puntos" que habían generado una protesta de la población, en referencia a los cacerolazos que se produjeron anoche".

Durante una rueda de prensa realizada en la Casa Rosada, Garavano sostuvo: "Es bueno que ante la conmoción social y el reclamo muy fuerte de la ciudadanía, la Corte clarifique estos puntos".

Los periodistas preguntaron al funcionario si hubo algún operador que dialogara con la Corte en busca de esta aclaración, a lo que respondió con un categórico "de ninguna manera".

El enojo del Gobierno con la Corte se reflejó en declaraciones del jefe de Gabinete, Marcos Peña, quien señaló que suspensión temporal del juicio “genera la percepción en mucha gente de que la impunidad se puede consagrar” y del propio presidente Mauricio Macri, quién, sin referirse directamente al tema, habló sobre la cuestión judicial el día que se conoció la noticia: "Queremos que no haya impunidad. Lo que todos queremos es trabajo y no impunidad".

Laura Alonso, titular de la Oficina Anticorrupción, por su parte, usó su cuenta de Twitter para calificar la resolución de la Corte de “alocada”, y exigió a los jueces del tribunal inferior que incumplan con las indicaciones de la máxima autoridad del Poder Judicial.

Hoy, tras el anuncio de la Corte de que el juicio podrá continuar, Garavano consideró que el máximo tribunal había tomado una "medida neutra", en referencia a la decisión de someter a revisión la causa, donde está acusada la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, entre otros ex funcionarios, pero que es importante que esa medida "se haya aclarado y que se pueda realizar" el juicio.

Remarcó, además, que este Gobierno designó un Corte "independiente" en donde hay "personas que vienen de otros espacios políticos", en referencia a lo que algunos llaman "la mayoría peronista" que la integra, por la afinidad ideológica de 3 de sus 5 integrantes.

"Uno puede estar o no de acuerdo con las decisiones de la Corte, lo que tiene que ser es respetuoso de esas decisiones. Y este Gobierno lo ha sido en todos los fallos aunque haya perdido o no le hayan dado la razón", describió el ministro.

Las declaraciones fueron realizadas al finalizar la reunión de Gabinete que encabezó el Presidente y Garavano aclaró que se enteraron del comunicado que confirmó la continuidad del juicio "al salir" del encuentro, por lo tanto no llegaron a analizarlo con Macri. 

De todas maneras, expresó que "es bueno que el Poder Judicial pueda dialogar con la población y aclararle los puntos que se interpretaron de otra forma y que ayer generaron una masiva protesta a través de cacerolazos o ruidos en la ciudad de Buenos Aires y distintos lugares del país".