El Gobierno tomó una posición con respecto a la situación política en Bolivia. El canciller, Jorge Faurie, consideró que hay elementos para “descartar un golpe de Estado” en el país vecino y reconoció que “hasta el momento no hubo ningún pedido de asilo” de Evo Morales ni en la embajada ni el territorio argentino.

En una reunión de gabinete en la Casa Rosada, Mauricio Macri analizó la evolución de los sucesos que terminaron forzando la renuncia del jefe de Estado de Bolivia. La posición de la administración de Cambiemos había sido expresada el fin de semana en dos comunicados emitidos por Cancillería y reforzados hoy en una conferencia de prensa en Balcarce 50. “No están los elementos para describir esto como un golpe de Estado”, afirmó el ministro.

La crisis política que comenzó tras las elecciones del 20 de octubre mostró un alineamiento de la Argentina con las decisiones de la OEA de reclamar la realización de nuevas elecciones luego un informe con denuncias de fraude. Si bien el gobierno llamó “a la prudencia”, por otro lado, avaló la postura de que sea la Asamblea Legislativa la que defina un gobierno de transición hasta que se convoquen a otros comicios dentro de 90 días, tal como lo establece la Constitución. Según Faurie, la “situación en Bolivia pasa por un impasse” luego de la renuncia de Morales y de los titulares de ambas cámaras legislativas. “Argentina fue muy clara de que las elecciones van a aclarar el panorama político”, enfatizó el funcionario.

La posición oficial de desconocer el golpe de Estado está atada a una delgada línea, al afirmar que no hubo “ninguna toma de poder de las Fuerzas Armadas” y que la salida “a través de un mecanismo institucional va a permitir resolver la cuestión”. El ministro remarcó que la solución “es convocar a elecciones transparentes” que “legitimen la voluntad del pueblo”.

Te puede interesar:

 

El Presidente no habló públicamente sobre la posición argentina pero mencionó que están "preocupados”. Las breves palabras fueron pronunciadas a los periodistas acreditados en la Casa Rosada antes de ingresar a la reunión de gabinete. Macri no condenó el golpe de Estado en el país vecino y sólo habló de la preocupación oficial.

El Gobierno confió en los resultados del informe de la OEA de que se cometieron  irregularidades en las elecciones por lo que consideró que “hubo un mecanismo de fraude”. En paralelo, Macri y el presidente electo, Alberto Fernández, tuvieron un nuevo contacto telefónico en la que no lograron consensuar una postura conjunta. “Sólo intercambiaron ideas”, se limitó a mencionar el canciller Faurie sin destacar las diferencias de ambos dirigentes políticos.

El Ejecutivo repudió los hechos de violencia de en las últimas horas en las viviendas de Evo Morales y de otros funcionarios. Por ahora no hubo refuerzo de seguridad en la frontera por temor a incidentes o a un intento masivo de ingreso de bolivianos. “No registramos problemas”, afirmó una fuente gubernamental. Los datos que maneja el Gobierno sobre el paradero de Evo es que se encuentra en Chapare, su pueblo natal. El asilo no fue descartado en caso de un requerimiento.

Más notas de

Natalia Vaccarezza

Coronavirus, recesión, desempleo y pymes, las principales preocupaciones del Gobierno

Alberto en Olivos

El Gobierno define la continuidad de la cuarentena

Cafiero, Larreta,De Pedro, Ibarra y Quiroz

Conflicto por el bono de $10000: Echaron a Vanoli de la Anses

La disputa por el pago del bono social detona la salida de Vanoli de la Anses

Extenderían la cuarentena hasta mayo

Extenderían la cuarentena hasta mayo

Diputados bajan sus sueldos un 40%

Los jefes de bloque

Mensajes de Alberto, entre el coronavirus y el 24 de marzo

El Presidente junto al gabinete

Alberto Fernández, el piloto de tormentas

Hoy en la Rosada

El Gobierno prepara nuevos anuncios

El Gobierno prepara nuevos anuncios

Cómo será el paquete de la Reforma Judicial

Asamblea Legislativa

Programa de testigos: otra marcha atrás

Macri firmó el decreto 12 días antes de dejar la presidencia