El Presidente anunciaba el 29 de enero la reducción de un 25% de los cargos políticos en el Estado en un gesto de austeridad, al que acompañó con la eliminación de los puestos de familiares de ministros. Finalmente ayer se conoció el decreto 174 con el nuevo organigrama de reordenamiento de las áreas del Poder Ejecutivo al que el Gobierno describió como una "reingeniería organizacional en las estructuras administrativas".

El decreto firmado por Mauricio Macri y el jefe de Gabinete, Marcos Peña, implica a determinados puestos hasta la categoría de subsecretarías con el objetivo de reducir casi 1000 cargos políticos de la estructura de la administración pública, lo que equivale a un ahorro de 1500 millones de pesos al año, según los datos oficiales. Esto significa eliminar 1 de cada 4 cargos. En los ministerios no todos los achiques fueron iguales. Por ejemplo, en el área de Interior la reducción fue de 40%, pero sobre todo en las subsecretarías, que pasaron de 14 a 4. Las secretarías crecieron. Antes eran seis y ahora suman ocho. Hubo eliminaciones, unificaciones y creación de nuevas áreas. Se eliminó Hábitat y Vivienda, y quedó sólo la segunda. La secretaría de Asuntos Municipales pasó a llamarse de Provincias y Municipios. Obras Públicas también fue dada de baja. Se crearon las secretarías de Infraestructura y Políticas Hídricas; de Planificación Territorial y Coordinación de Obra Pública; y de Infraestructura Urbana. Fuentes de la cartera confirmaron que mañana saldrán publicadas en el Boletín Oficial las designaciones de los nuevos cargos.

El plan de ahorro de otros ministerios superaron el 25%. Por ejemplo, el ministerio de Modernización extendió su reducción al 30%. Se trata de una cartera con una gran estructura que tuvo que sumar a Comunicaciones cuando dejó de ser ministerio. Se creó la secretaría de Gobierno Digital e Innovación Tecnológica y la Secretaría de Infraestructura Tecnológica y País Digital. Ambas secretarías parecerían estar destinadas a las similares funciones y tareas.

Pese a que el decreto apunta a un recorte de las plantillas del Estado, se creó además el Instituto Nacional de la Juventud, un organismo descentralizado del ministerio de Desarrollo Social. En la misma cartera, se eliminó la secretaría de Economía Popular, un sector muy relacionado con las organizaciones sociales; y se creó la de Integración Socio-Urbana. En cuanto, a las subsecretarías pasaron a 16 a 5.

El artículo 6 del decreto estableció la supresión de los cargos extraescalafonarios con rango y jerarquía de secretario y subsecretario y en los organismos desconcentrados dependientes. También habrá "proyectos especiales" que permanecerán hasta que cumplan su función, como es la coordinación del G-20, dependiente de la Secretaría General de la Presidencia a cargo de Fernando De Andreis.

El ajuste del Estado no sólo se puso en práctica en los cargos políticos. También el Ejecutivo las instrumentó en los empleados públicos, por ejemplo, en los que trabajan en la Casa Rosada. Según puso saber este diario, algunos trabajadores que dependen de Jefatura de Gabinete y de Secretaría General sufrieron reducción de horas de trabajo mensual de alrededor de 30%. Los más afectados fueron los mozos que sirven el café a los principales funcionarios del gobierno.