La Superintendencia de Salud decidió mediante una resolución anticipar 1300 millones de pesos para obras sociales que registran deudas con proveedores. La entidad aseguró que “dichos fondos deberán ser utilizados para el pago de los prestadores de salud, con el fin de mantener la cadena de pagos y poder afrontar de modo eficaz y oportuno la situación generada por la pandemia de Covid-19”.

Los impagos se generaron por el retraso propio que genera la imposibilidad de analizar de forma física los expedientes y por eso se decide abonar este monto de manera equitativa según informa la Superintendencia en el Boletín Oficial.

También advierte que es una medida necesaria por “la profunda crisis económica y financiera por la que atraviesa el sector” ante las exigencias que supone atravesar la pandemia.

Las obras sociales tendrán tiempo hasta 180 días después que se decrete el fin del Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio para cancelar estos pagos con solicitudes, luego se debitará el pago a cuenta desde los subsidios automáticos.

El pago será imputado como adelanto de fondos de las solicitudes presentadas por los agentes del seguro de salud, pendientes de cancelación al día de la fecha y aquellas que se presenten en el futuro, según especifica la resolución.