El Gobierno pidió la prisión domiciliaria del ex secretario de Transporte Ricardo Jaime, quién días atrás inició una huelga de hambre en el penal de Ezeiza, después de que le fueran rechazados pedidos de excarcelación y prisión domiciliaria que presentó ante el temor de contagio de coronavirus.

Lo hizo la Secretaría de Derechos Humanos, solicitando la morigeración de su detención, firmada por Horacio Pietragalla Corti y por el director Nacional de Políticas contra la Violencia Institucional de la cartera, Mariano Przybylski.

Jaime, quien se encuentra preso por haber sido condenado por la tragedia ferroviaria de Once, hizo el reclamo al Tribunal Oral Federal (TOF) 6. A través de un escrito, notificó a los jueces que inició su protesta la semana pasada, por lo que los magistrados de ese tribunal "libraron un oficio al Servicio Penitenciario Federal para que sea monitoreado su estado de salud", dijeron los portavoces.

La defensa oficial de Jaime había pedido la excarcelación o el arresto domiciliario porque tiene 65 años y problemas de salud como hipertensión, cuadros cardíacos y respiratorios.