La transición entre Mauricio Macri y Alberto Fernández empieza a mostrar rispideces. Hasta ahora hubo sólo una foto en la Casa Rosada y un llamado telefónico. Es poco si se tiene en cuenta la herencia que recibirá el peronismo tras cuatro años de gestión de Cambiemos.

En la Casa Rosada se quejan de la falta de contacto con los delegados de la transición nombrados por el presidente electo. Santiago Cafiero, "Wado" De Pedro, Vilma Ibarra y Gustavo Béliz fueron nombrados como coordinadores de los equipos que dialogarán con el Gobierno.

El Gobierno cree que la futura gestión no muestra interés con el traspaso de mando. "No tienen ganas de ninguna transición", afirmaron a este diario fuentes gubernamentales. La realidad es que Fernández acaba de aterrizar desde México y los delegados de la transición no tuvieron ningún contacto con la administración macrista.

Cafiero, uno de los asesores más cercanos al presidente electo que suena para el cargo de Jefe de Gabinete, tiró la primera piedra cuando dijo que "no se avanzó mucho más" luego del encuentro del 28 de octubre. Incluso agregó que Macri fue el "peor presidente que tuvimos desde el 83 hasta esta parte". Las afirmaciones del dirigente del Frente de Todos cayeron muy mal en Balcarce 50, donde están analizando la posibilidad de hacer un traspaso presidencial por decreto.

La Rosada evalúa por estas horas avanzar "en un decreto o una resolución" similar al proyecto de ley redactado por el secretario de Asuntos Políticos, Adrián Pérez, que tiene media sanción pero que quedó congelado por la campaña electoral. "Los ministros van a decidir si sale por decreto. Yo solo redacté el proyecto de ley. El decreto sería casi igual", afirmó Pérez a este diario.

Entre medio de las quejas de Juntos por el Cambios de "que nadie aparece" para la transición, ambos sectores volvieron a enfrentarse por los últimos nombramientos de Macri en el Estado. Fernández prometió que se encargará de detectar a los "empleados que entraron por la ventana en el Estado". La respuesta del Ejecutivo fue inmediata. Según la secretaría de Modernización ,las designaciones a planta permanente "están destinados a personas que ya estaban trabajando en la Administración Pública Nacional" y descartaron que este signifique un incremento en la planta del Estado. Un informe redactado por el vice jefe de gabinete Andrés Ibarra señala que esta gestión redujo casi un 19% de la planta total heredada, mientras que los antecesores hicieron crecer los puestos en un 90 por ciento.

También aclararon que la mayoría de los cargos designados fueron para empleados que tienen entre 5 y 10 años en la administración pública, o sea, que no llegaron con Cambiemos. Las contradicciones están abiertas. La herencia del macrismo tardará en subsanarse.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos