El Gobierno publicó el decreto de necesidad y urgencia (DNU) que amplía el Presupuesto 2021 y fija la nueva distribución, ya que el año pasado no se logró aprobar una ley presupuestaria para 2022 luego de que la oposición vote en contra en el Congreso.

Además, se dio a conocer la segmentación de tarifas y se firmará el contrato de los caños del gasoducto Néstor Kirchner, anunció la vocera presidencial, Gabriela Cerruti, en su habitual conferencia de prensa de los jueves.

"Esto se debió hacer porque la oposición, la fuerza de Juntos por el Cambio, rechazó el presupuesto por primera vez en la historia y dejó a este gobierno sin la posibilidad de tener un presupuesto votado por el Parlamento", sostuvo Cerruti sobre la ampliación del Presupuesto.

Alberto Fernández debió prorrogar el Presupuesto 2021 para utilizarlo como eje del manejo de la gestión pública este año, y por eso ahora amplía esa ley de leyes para adaptarla a las necesidades del 2022. "Eso se está enmendando hoy con este DNU que fija la nueva distribución de ingresos y egresos del Presupuesto Nacional", explicó la portavoz.

El nuevo DNU presupuestario "mantiene las pautas anuales que veníamos trabajando y sostiene el crecimiento en el mantenimiento de la situación social, los beneficios sociales, el gasto social, el gasto de capital y las inversiones para seguir en la senda de crecimiento del empleo y redistribución del ingreso", de acuerdo a la funcionaria.

Segmentación de tarifas

Este jueves se da a conocer el decreto que fija el nuevo sistema de segmentación de tarifas para los usuarios residenciales. Se trata de un sistema por el cual los subsidios de las tarifas de electricidad y gas se dividirán en tres escalas, según los ingresos que perciben esos hogares.

Las escalas se plantean de la siguiente forma, explicó Cerruti: "Una que tiene que ver con aquellos ciudadanos, aproximadamente el 10% apenas de la población", con "ingresos que equivalgan por grupo familiar a más de tres veces la canasta básica fijada por el Indec, o tres automóviles o propiedades como un yate o un avión".

"Es un sector muy pequeño de la población, que va a tener que pagar la tarifa plena y no van a recibir ningún subsidio de parte del Estado", remarcó.

Por otro lado, están los usuarios "que reciben la tarifa social", es decir, "aquellas personas de menores ingresos y que está en algunos planes sociales, como la AUH o la Tarjeta Alimentar y que entran casi por default en la tarifa social". Por último, quienes no entran en las anteriores categorías componen el "sector intermedio".

Los usuarios catalogados como de mayores ingresos van a pagar la tarifa plena; el sector intermedio va a pagar la tarifa social, que implica que no pueden tener en el año un aumento mayor al 80% del aumento del coeficiente del salario mínimo; y los de ingresos más bajos no pueden tener un aumento mayor al 40% del incremento del coeficiente salarial.

Aquellos de ingresos medios e intermedios "no van a tener ningún otro aumento este año; no va a haber ningún aumento de tarifas para el 90% de la población en el resto del año", y en ese 10% más rico "se va a ir prorrateando de aquí hasta fin de año el aumento que corresponda por tener la tarifa plana".

Gasoducto Néstor Kirchner

La portavoz del Gobierno, Gabriela Cerruti, anunció que hoy a las 10 se firma "el contrato para los caños del gasoducto Néstor Kirchner para poder empezar con esa obra tan paradigmática para la Argentina y que va a marcar un cambio en la estructura productiva".