Ante la "crítica" situación social que se vive a raíz de la cuarentena por la pandemia de coronavirus, el Gobierno tiene intención de crear una "tarjeta para comedores" con el objetivo de que compren alimentos de forma directa, sin que el Estado actúe como intermediario.

Lo adelantó el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, quien remarcó que es necesario "seguir haciendo un cambio en el sistema" ya que "no tiene sentido que el Estado compre 12 millones de kilos de alimentos".

"Estoy bien. Muy convencido de que hay que cambiar un sistema que es histórico: proveedores que le venden al Estado desde hace muchísimos años", sostuvo el funcionario en diálogo con Radio La Red

En este contexto, Arroyo planteó la necesidad de "seguir haciendo un cambio en el sistema con una tarjeta para los comedores: no tiene sentido que el Estado compre 12 millones de kilos de alimentos y sí que se haga de manera directa por parte de las familias y los comedores".

Las declaraciones del ministro tuvieron lugar luego de las denuncias por sobreprecios en la compra de alimentos que terminó con la renuncia del encargado de la licitación, Gonzalo Calvo, secretario de Articulación de la Política Social, y otros 14 funcionarios que trabajaban en esta secretaría.

Respecto a esto, Arroyo afirmó que quiere "esperar el resultado de la investigación para tener claridad sobre eso" y consideró que "es positivo" que la Justicia revise la situación "porque va a quedar claro todo".

El titular de la cartera social afirmó que no pensó en renunciar: "Tengo una misión, que es mejorar la situación social. Quisiera que avance la investigación judicial", sostuvo luego de la adquisición de productos con precios por arriba de los máximos establecidos por el Estado.

Por otra parte, el ministro advirtió que "la situación social es crítica" ante el parate económico que generó el aislamiento social, preventivo y obligatorio. "Hay un aumento evidente de la demanda de alimentos", remarcó.