El Gobierno avanza en su objetivo de acelerar las obras públicas y privadas para recuperar la actividad económica en medio de la crisis, mediante un acuerdo social con sectores empresariales y de los trabajadores. Por eso, hoy integrantes del  Ministerio de Economía se reunirán con la Cámara de la Construcción, la Uocra y representantes del Poder Legislativo, informaron a Télam fuentes oficiales.

Con el encuentro entre las autoridades y los representantes de la construcción "se consolidará la agenda productiva de recuperar el ADN del Frente de Todos, que es trabajo y producción, y que el presidente Alberto Fernández ratificó el 17 de octubre, en el discurso por el Día de la Lealtad", afirmaron desde el Gobierno.

La reunión, prevista para las 18:30, será encabezada por el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, y el ministro de Economía, Martín Guzmán, junto con quienes estarán la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa, y la vicejefa de Gabinete, Cecilia Todesca Bocco, además de los representantes empresariales, del sindicato Uocra y del Congreso.

"La novedad es que a estas reuniones se suman representantes del Poder Legislativo, porque la idea es sancionar leyes que estimulen al sector de la construcción, un área que dinamiza la economía nacional", agregaron los portavoces.

El Ministerio de Economía trabaja en un proyecto de ley que implicaría otorgar beneficios para quienes decidan repatriar divisas o al menos sacarlas del "colchón" y ponerlas a trabajar en el sector de la construcción, ya que es uno de los sectores que dinamizan el mercado de empleo de forma más rápida, según confiaron ayer fuentes oficiales a la agencia NA.

El Gobierno impulsa una iniciativa que podría poner en marcha un nuevo blanqueo de capitales y una excención del Impuesto a los Bienes Personales para quienes inviertan en el sector de la construcción privada. Se proyecta un blanqueo de Moneda Extranjera para inversiones con tasas que van del 5% al 25%, de acuerdo con el borrador de la iniciativa que podría ser enviado próximamente al Congreso de la Nación.

El acuerdo social empezó a cobrar forma en la primera semana de octubre, cuando Cafiero y Guzmán se reunieron con la CGT y sectores empresariales en la Casa Rosada, y luego se encontraron nuevamente, esta vez con la participación del Consejo Agroindustrial Argentino.

De esa reunión también participaron representantes de los trabajadores como la CGT, la CTA y la CTEP, y las cámaras de industriales, del comercio y de la construcción, encabezados por Cafiero y Guzmán.