El ministro de Economía, Martín Guzmán, se reunirá hoy con los principales inversores de Wall Street en el marco de la renegociación de la deuda soberana argentina.

El Gobierno no dejó trascender qué entidades serían representadas en la mesa que integrará Guzmán, pero participarían los altos mandos de los principales fondos de inversión de Wall Street, así como también de las principales entidades bancarias.

Los fondos que forman parte de la mesa son Blackrock, Templeton, Marathon y Fidelity, mientras que los bancos son Morgan Stanley, Bank of American, Citibank y JP Morgan.

Se espera que en la reunión, el ministro exprese la voluntad del país de evitar el incumplimiento, postergando -o reperfilando, según la palabra que hace poco tiempo se incorporó a la jerga económica- los pagos de capitales e intereses.

Además, pedirá una importante quita sobre la deuda, un pedido para la cuenta con el aval del Fondo Monetario Internacional - que emitió un comunicado en este sentido y de distintos presidentes europeos.

Aunque no sé conoce -y probablemente no sea planteado hoy por el ministro Guzmán- qué nivel de quita podríamos pedirle al Gobierno, si contemplamos qué trataría de una suma importante, por lo que se generarán tensiones con los acreedores en los próximos meses.

Para evitar el incumplimiento, el Gobierno debe lograr que el 75% de los acreedores acepten las condiciones de pago que el Poder Ejecutivo propone, un acuerdo que Axel Kicill no tiene en la primera negociación de deuda que entabló como gobernador bonaerense.

Por su parte, las entidades financieras querrán saber cómo el gobierno argentino llegará para generar capacidad de pago de la deuda, es decir, cómo deben generar los dólares necesarios en un contexto de superávit fiscal y comercial.

Guzmán viene de participar en la Cumbre del G20 en Riad, Arabia Saudita, donde se reunió con el número uno del FMI, Kristalina Georgieva, que apoyó la renegociación con quita de la deuda argentina con los bonistas, y con el secretario del Tesoro norteamericano, Steve Mnuchin, quien expresó que hubo "coincidencias" con el funcionario argentino.