El Gobierno decidió suspender la actividad pública y social por diez días y canceló las clases en todos los establecimientos del país hasta el 31 de marzo como medidas de emergencia para evitar que se expanda el coronavirus que afectó a medio centenar de personas. También se decidió cerrar las fronteras y licenciar a los mayores de 65 años.

El presidente Alberto Fernández anunció la suspensión de las clases hasta el 31 de marzo para "minimizar el tránsito de los alumnos y del virus". Pero aclaró que las escuelas vana estar "abiertas atendiendo el alimento de los chicos y la colaboración que los maestros puedan dar a quienes lo necesiten".

La resolución se tomó durante un encuentro realizado en Olivos que encabezó el presidente Alberto Fernández y en el que participaron los ministros del Gabinete nacional , el  jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof; el jefe de gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Horacio Rodríguez Larreta;  funcionarios de la Organización Mundial de la Salud (OMS), y asesores de distintas organizaciones médicas y científicas.

"Que se ataque todo lo que se pueda atacar para evitar la circulación del virus"

Mañana en tanto, se adoptarán las medidas económicas para paliar la situacion de la pandemia. Hay que mantener las fuentes de trabajo y la activida económico", sostuvo el jefe de Estado.

Noticia en desarrollo