El Grupo de Puebla (GP) celebró su primer aniversario con un encuentro virtual donde se avanzó en la idea fuerza de que el progresismo de latinoamérica enfrenta en la pospandemia de coronavirus un problema político para resolver la cuestión de una mayor integración y reformular los Estados, y también en la idea de llevar una propuesta consensuada sobre el tema deuda a la próxima reunión del Grupo de los 20 (G20).

El economista colombiano José Antonio Ocampo puso en su intervención uno de los ejes sobre los que se encaminó el debate, la necesidad de abordar multilateralmente el problema de la deuda de la región en el mundo en crisis que deja la pandemia de coronavirus.

"Vamos a un mundo más pobre", donde se tendrá que afrontar la integración a partir de "una falla visceral, de carácter político, que es que no tenemos una masa detrás", afirmó el ex presidente uruguayo José "Pepe" Mujica, en una intervención que fue elogiada pero también replicada, justamente por el concepto de la carencia de masa popular detrás de las fuerzas progresistas.

Para completar la idea, el ex mandatario uruguayo enfatizó que "hay que revalorizar el Estado, que es el diferencial que tenemos hoy y que se rellena con cualquier cosa", además comentó: "El trabajador del Estado tiene que ser el más formado y el más comprometido". 

"Ese Estado tiene que ser inversor, socio de los grandes capitales, que produzca divisas para financiar los cambios sociales", agregó Mujica en una idea que luego sería tomada por otros oradores. "Un estado que produzca, que desarrolle, pero que también produzca felicidad, porque la vida es una sola", añadió.

Luego de la intervención de Mujica, la secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) Alicia Bárcena -invitada a moderar el debate, del que participaron ocho ex presidentes, varios ministros en funciones, entre ellos varios de Argentina (ver material aparte), junto a dirigentes y economistas del campo progresista-, le cedió la palabra al ex mandatario español José Luis Rodríguez Zapatero.

El ex mandatario socialista instó a los países a enviar "urgentemente" a sus parlamentos iniciativas para fortalecer el proceso integrador, y puso como ejemplo a la Unión Europea, que no podría enfrentar como lo ha hecho a la pandemia de coronavirus si no estuviera integrada, aún con sus problemas y debates.

"Sin dudas el ingreso básico (de los trabajadores) debe ser un derecho básico que se sume a los derechos sociales establecidos", dijo, y exhortó a la región a hacer una "gran apuesta latinoamericana a la economía" y a "coordinarse" para plantear una postura conjunta ante el G20.

En este sentido, Zapatero destacó el rol que debieran tener Argentina y México, por ser los países con gobiernos progresistas en la región. En esto coincidió el canciller argentino, Felipe Solá, quien destacó que "es fundamental que el Grupo de Puebla elabore una agenda para la pospandemia".

"Necesitamos crecer y expandirnos" y "ganar en el campo de las ideas es una de las primeras batallas", agregó Solá, quien rescató los conceptos de Pepe Mujica en el sentido de generar Estados fuertes, que se asocien con el capitalismo, porque "no podemos defender a la gente sólo con el presupuesto".

Alberto Fernández y un llamado a la igualdad 

El presidente Alberto Fernández llamó este viernes a "construir un continente con más igualdad, con más equilibrio social", al participar de una reunión remota del Grupo de Puebla, con motivo de cumplirse un año de su creación.

A través de un video, Fernández envió su mensaje al encuentro del que participan los ex presidentes y referentes políticos del progresismo en la región, donde afirmó que "el mundo con esta pandemia da la oportunidad de hacer una sociedad más justa, de empezar otra vez y esta vez pensar en todos".

"En verdad a todos nos causa dolor ver lo que nos pasa, ver cómo se enferman algunos y cómo nos dejan otros, en un continente tan desigual y en donde muchos lugares no se ha podido dar la atención que se merecen a muchos de sus ciudadanos", señaló el jefe de Estado.

Asimismo, agregó que "estas son las cosas que debemos hablar para adelante: construir un continente con más igualdad, un continente con más equilibrio social, un continente que distribuya mejor el ingreso, esos son los temas que tenemos pendientes".

 El presidente sostuvo que "en tanto y en cuanto la pobreza siga existiendo" en los países de la región habrá "una deuda moral" de la dirigencia política "con cada uno de esos pobres", y abundó: "Porque nosotros llegamos a la política para que ellos no existan, para que sean parte de la sociedad integral que queremos vivir".

El mensaje de Fernández fue difundido por las redes sociales del Grupo de Puebla, un bloque político fundado en 2019 en esa ciudad de México, con el impulso del dirigente chileno Marco Enríquez Ominami, y que reúne a ex presidentes y dirigentes de esa corriente.