A pesar de la que situación está lejos de normalizarse, autoridades del INTI e integrantes de la Junta interna de ATE acordaron sentarse a una mesa de negociación el próximo viernes, por lo cual el organismo volverá a abrir sus puestas y se permitirá a los trabajadores cesanteados ingresar a la sede durante el período que dure la revisión de los 258 despidos. Desde el gremio aclararon que mantendrán el cese de actividades.

Un comunicado de las autoridades informó que a través de la firma de un acta acuerdo, las partes han "iniciado un espacio de diálogo" que ya tiene como primer resultado la reanudación de la actividad "habitual" del instituto a partir de hoy.

Se transmitió además que "se permitirá el ingreso de las personas desvinculadas durante el tiempo que insuma el proceso de revisión de los casos", aunque en el escrito no se explicitó ningún compromiso para la reincorporación a los puestos de trabajo. Se detalló que "en caso de producirse daños causados por estas personas", la responsabilidad recaerá sobre ATE.

La junta interna destacó como un "primer triunfo" la reapertura del diálogo por los "258 despidos arbitrarios", pero aclararon que no significa que haya un compromiso para retomar las tareas "de forma habitual" como lo presentan las autoridades en su comunicado.

"La permanencia, el paro y la movilización continúan hasta tanto el último de las y los despedidos sean reinstalados en sus puestos de trabajo. La instancia de diálogo propuesta por las autoridades se desarrollará con la posibilidad de que todos/as las y los despedidos ingresen al organismo, sean parte de las asambleas y de todas las instancias de lucha", aclararon.

Yamila Mathon -delegada de ATE- aclaró al diario Crónica que "no tenemos ninguna reincorporación ya que el acta habla solo de pulular por el parque. Le torcimos el brazo a la patronal de que los despedidos puedan estar dentro de los predios".