Enviada especial del Grupo Crónica 

El presidente Alberto Fernández,  ratificó el aumento de las tarifas de energía pospuesto por la pandemia del coronavirus aunque ratificó que “los sectores más débiles seguirán subsidiados” y que los incrementos estarán por debajo de la variación de salarios.

El gobierno nacional está decidido a avanzar con los incrementos y la segmentación de las tarifas eléctricas. Así lo explicó Alberto Fernández: “Esto no lo hacemos porque sea una imposición del FMI, aunque está escrito en el programa económico. Lo estamos haciendo porque creemos necesario hacerlo. Es muy difícil pensar que la economía pueda seguir subsidiando a los más ricos en materia energética”.

En ese marco, prometió: “Los aumentos se vinculan directamente al aumento de los salarios, nunca irán por encima del incremento de los sueldos”.

“Los aumentos de tarifas -continuó Alberto Fernández- suponen la aplicación de una segmentación, de modo tal que el 10% más pudiente que se ve beneficiado con los subsidios, dejen de recibirlo”. “Esa es una medida definitivamente muy progresiva en términos económicos, porque hace que el que más tiene, pague”, resumió.

Sumado el impacto de la guerra entre Rusia y Ucrania en estos precios, Alberto Fernández concluyó: “Cuando además vemos cómo se ha desatado el conflicto energético a partir de la guerra y cómo todos los precios se han disparado, estamos muy convencidos de que vamos en el camino correcto”.