Durante un recorrido por las obras de un nuevo taller de trenes en La Plata, el presidente Mauricio Macri y la gobernadora de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, cuestionaron "la desidia", el "abandono" y la "corrupción" de gobiernos anteriores en este sector.

"A partir de la tragedia de Once, la peor de varias que hemos tenido con nuestros ferrocarriles, se lanzaron a comprar un montón de cosas sin tener una idea clara de cómo ni por qué, sin saber cómo mantenerlas o repararlas", lamentó el Presidente.

Además Macri aseguró que hace cuatro décadas que no se invertía en ferrocarriles, junto al ministro de Transporte Guillermo Dietrich, quien también estuvo presente durante el encuentro.

Siguió cuestionando el largo periodo sin inversiones en los trenes: "Cuarenta años, que es más o menos la edad de esta joven gobernadora. No voy a decir la edad exacta porque dicen que no es de caballero decir la edad. Pero estaría, calcúlenle, en el jardín de infantes, así que imagínense lo chiquitita que era cuando fue la última vez que se invirtió pensando en la gente".

Resaltó además que "no son solo para pasar de un freno de mano a uno automático", sino que es "pasar del abandono al hacer todos los días para construir una nueva realidad; de la corrupción a la transparencia".

El Presidente hizo referencia al deterioro de los ferrocarriles antes de su mandato: "Después de tantos años en los que se nos prometieron tantas cosas y nada pasaba, habíamos empezado a resignarnos, a creer, por ejemplo, que en la provincia de Buenos Aires se viajaba así: sin frenos, sin seguridad".

"El Estado funciona de verdad" resaltó y por eso "uno empieza a sentir que era mentira todo lo que nos habían dicho".

"Entonces, uno se pone a pensar por qué durante cuarenta años, todos aquellos que nos precedieron en el ejercicio del poder no se ocuparon, no lo hicieron" y preguntó:  "¿No lo pensaron?, ¿No quisieron?, ¿Es porque no se veía?".

Por su parte, Vidal también destacó que este tipo de obras "son cosas que no se ven", pero que "no son hechos aislados" sino parte de un proyecto para "hacer lo profundo de verdad, porque es ahí cuando cuidás a la gente".

La gobernadora provincial destacó: "Este taller va a reabrir en el mes de junio. Va a servir para reparar nuestros trenes y para ensamblar y poner en marcha otros nuevos".

Familiares de la tragedia de Once y operarios que trabajan en ese lugar también estuvieron presentes.

Vidal aseguró que al finalizar su mandato todos los ferrocarriles del áreas metropolitana van a contar con freno automático, "garantizando la seguridad de un millón y medio de personas".

También cuestionó al gobierno anterior al indicar que "Si se hubiera invertido en eso durante muchos años en los que no se hizo, se habría evitado la tragedia de Once, la de Castelar, la de Flores y tantas otras".

Por otro lado, Macri mantuvo un diálogo mano a mano con María Luján Rey y con Leonardo Menghini, madre y tío del joven Lucas Menghini Rey, una de las víctimas fatales del accidente ferroviario ocurrido en la estación Once el 22 de febrero de 2012.

El encuentro tuvo lugar antes de la visita al nuevo centro logístico y de mantenimiento del ferrocarril Roca en la localidad bonaerense de Tolosa.