El presidente Alberto Fernández destacó que en febrero habrá suficientes dosis de la Sputnik V para 10 millones de personas, y explicó por qué fracasó el acuerdo para obtener las vacunas desarrolladas por la farmacéutica estadounidense Pfizer, en relación a sus "exigencias".

"La vacuna de Pfizer tiene demasiadas exigencias que otras vacunas no han tenido", aclaró Fernández en declaraciones a Radio 10. Sin embargo, no ahondó sobre esas condiciones, y resaltó su compromiso personal de "conseguir vacunas para todos los argentinos".

También adelantó sus planes de la campaña de vacunación para el 2021: "Durante febrero vamos a tener la cantidad de dosis que hacen falta para terminar de vacunar a 10 millones de argentinos", resaltó.

"Yo me había hecho un plan que para otoño 2021, aquellos argentinos que están en riesgo frente al Covid, estén vacunados", agregó.

¿Qué pide Pfizer y por qué el Gobierno no aceptó?

Hace algunos días, el médico y asesor del gobierno bonaerense Jorge Rachid develó datos desconocidos sobre las negociaciones entre Pzifer y el Gobierno: "Ellos pidieron como garantía una nueva ley con bienes inembargables que incluía glaciares y permisos de pesca", a lo cual las autoridades argentinas se opusieron, alertó. Sin embargo, esto no fue confirmado por fuentes de Nación.

"Argentina le ofreció el Hospital Militar Central, que es del Estado; ofreció al mejor equipo científico con el doctor Fernando Polack a la cabeza; se hicieron 6.000 ensayos clínicos de argentinos sin que a Pfizer le cueste un solo peso, para poder colaborar como hizo todo el mundo" para la fase de prueba que se desplegó en el país, críticó Rachid en una entrevista con radio AM 830 el lunes pasado, y sumó: "Vienen acá a pasearse como si fuese una colonia".

Sobre esto, enfatizó luego en declaraciones a Radio 10: "Cuando digo los glaciares no es casual, porque hace dos semanas el agua dulce comenzó a cotizar en Wall Street. No nos olvidemos que el dueño de Pfizer es el fondo Black Rock, el mismo que trató de impedir la reestructuración de deuda argentina".

Aún así, dijo que  Pfizer se volvió a reunir con el presidente Alberto Fernández y "aceptó que no vamos a ceder en eso y se está buscando un contrato".

Relajamiento social: ¿más restricciones?

El presidente Fernández consideró que "diciembre fue un mes de relajamiento, hubieron marchas y situaciones que hicieron que el virus circule con mayor rapidez", tras evaluar la situación con el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta.

En este sentido, advirtió: "Si el relajamiento sigue, vamos a intentar ver la manera en la que las fuerzas policiales puedan actuar para disipar las reuniones y demás", aunque descartó por completo un "toque de queda".

"No estoy hablando de toque de queda, en Argentina eso es algo muy denso, solamente hablamos de las fuerzas policiales pidiendo que la gente circule y controle lo que pasa", aclaró el mandatario.

Sin embargo, también reconoció que lugares turísticos como Mar del Plata "no la están pasando bien". "Por eso vamos a dejar pasar fin de año y ver como esta todo después de las fiestas", dijo sobre las próximas medidas en cuanto al coronavirus.

Contra las críticas a la Sputnik V, Anmat y la vacuna china

Fernández reconoció que "la Federación Rusa se comprometió mucho" con Argentina, lo cual agradeció, y ratificó su defensa a la vacuna Sputnik V: "No entiendo porque son tan severos con la vacuna rusa, que la llaman así de manera adrede".

Por otro lado, contó que "con la vacuna China" de Sinopharm está "avanzando" en las negociaciones. "Estamos pidiendo los estudios que se han hecho para poder enviárselos a la Anmat, a quien también pusieron en tela de juicio, es una locura", lamentó.

"Le pido a los argentinos que tengan en cuenta estas cosas, porque generan un desaliento respecto a todo lo que hacemos", expresó el Presidente.