Si bien Jorge Triaca fue ratificado, una vez más, al frente de Trabajo, el presidente Mauricio Macri habilitó la inclusión de la cláusula gatillo en las paritarias de este año y no se privó de cuestionar severamente el accionar de su ministro.

"La cláusula gatillo no es innegociable. Pero tiene que quedar claro que la paritaria es de cada sector, es libre, cada sector tiene que sentarse a negociar de acuerdo con su propia realidad", sostuvo el jefe de Estado a contramano del mensaje que viene sosteniendo Triaca.

Macri avaló el enfoque restrictivo en relación al sector público. "El Estado, más allá de lo que querría, tiene que pagar solo lo que puede; en base a los impuestos que recauda el Estado, se debe decir puedo pagar solo esto, y lamento si es poco. Hay que adaptarse a su propia realidad, no hay otra", enfatizó.

En relación al accionar del ministro de Trabajo, el Presidente resaltó: "Triaca reconoció el error, pidió disculpas, algo que valoro. Claramente lo que se hizo en términos de intervención se hizo bien. Se limpió, se hizo una elección transparente, el trabajo de fondo ha sido impecable".

De todos modos, Macri advirtió que existe una "nueva vara en la Argentina" y que no alcanza con justificar un nombramiento con el pretexto de que se trata de "una persona de confianza".

"Claramente, en esta nueva vara, no alcanza decir que como necesitábamos una persona de confianza, nombramos a fulanita, que yo conocía. Tenemos que estar mucho más precisos y tener capacidad de mostrar probadamente las calificaciones de esa persona. No alcanza con decir que es amiga, conocida, o empleada de tu casa", sentenció.