El presidente Mauricio Macri aseguró en Nueva York que la agenda de reuniones que mantuvo con empresarios y representantes del mundo financiero demostró que “hay muchas ganas de ser parte de una etapa positiva de la Argentina”, y afirmó que la convocatoria para participar en estos encuentros “habla de que el mundo le tiene fe a los argentinos”.

En la intensa agenda de trabajo que mantuvo desde su llegada, Macri observó que “todos valoran mucho lo que hemos hecho; nos alientan a continuar, a construir mejores instituciones, ser más confiables y más creíbles”. Al ser consultado sobre las cuestiones que plantearon en las reuniones los inversores y representantes del sector privado, el mandatario señaló : “Piden que bajemos la inflación para que el mundo que no tiene inflación pueda venir a invertir más rápido”.

En el segundo viaje que realiza Macri a Estados Unidos este año, las relaciones bilaterales están marcadas por el “buen diálogo”, lo que facilita el intercambio y las negociaciones entre los dos países, destacó -por su parte- el canciller Jorge Faurie en uno de los encuentros con la prensa. En ese sentido, el diálogo es lo que permitió agilizar la posibilidad de mantener una serie de reuniones que comenzaron hace algunos meses para buscar “resolver” temas de la agenda comercial bilateral, como la exportación del biodiesel y de carne argentina.

Mientras la cuestión de la carne sigue su curso enfocada en cuestiones formales relacionadas con ciertas aprobaciones sanitarias, una fuente de la delegación que acompaña a Macri en Nueva York explicó que la discusión por el biodiesel involucró ya varias reuniones entre altos funcionarios de los dos países en las que Argentina propuso pagar un arancel a la exportación del 15% más un cupo, pero esto fue rechazado.

A cambio, la contraparte sostuvo que la salida al diferendo se podría dar con la aplicación de retenciones, una salida a la que Argentina se opuso. ‘No nos va a ir bien”, reconocieron desde la delegación, por lo que los próximos pasos a tomar estarán orientados a apelar la decisión tanto en Estados Unidos como en la Organización Mundial del Comercio (OMC).