El Senado continuará mañana con el debate de proyectos para reformar la Ley Orgánica del Ministerio Público, llevada adelante por la Comisión de Justicia y Asuntos Penales que preside el senador Oscar Parrilli (Frente de Todos), y entre cuyos puntos figura la modificación de la cantidad de votos para elegir al Procurador General y la duración de su mandato.

La comisión puso en estudio dos proyectos que habían sido presentados por los senadores Lucila Crexell (Movimiento Popular Neuquino) y Martín Lousteau (Juntos por el Cambio), a los que se sumó otro del senador de Juntos Somos Río Negro, Alberto Weretilneck, que propone que tanto el Procurador General como el Defensor General de la Nación sean elegidos por mayoría absoluta, en lugar de los dos tercios que se exigen actualmente.

El proyecto de Weretilneck, exgobernador de Río Negro y aliado del Frente de Todos, también propone que la duración de los cargos de las cabezas del Ministerio Público no se extiendan más allá de cinco años, con una reelección.

El proyecto propone cambios para el cargo del Procurador General como el del Defensor General de la Nación

Este lunes, de no mediar cambios en la agenda, darán su opinión sobre el tema el exprocurador y exdefensor  General de la Nación Nicolás Becerra, además de Guido Risso, doctor en Ciencias Jurídicas y especialista en constitucionalismo, y Roberto Gargarella, doctor en Derecho de la UBA y experto en Derecho Constitucional, entre otros especialistas y académicos.

El martes pasado, en una reunión similar a la que se realizará mañana, cuatro de los seis expertos convocados insistieron en que se debe mantener la mayoría agravada (dos tercios de los senadores) para la elección del Procurador, en tanto que los dos restantes afirmaron que la fortaleza del cargo debería estar fundamentada por otras cuestiones como un mayor control parlamentario.

Ley Orgánica del Ministerio Público

La iniciativa establece un plazo de cinco años de duración de ambos cargos con posibilidad de reelección por un único período consecutivo, que la designación sea por una mayoría absoluta y modificar el mecanismo de remoción tanto para el Procurador como para el Defensor General.

“El sistema acusatorio nos impone una serie de medidas en relación al funcionamiento del Ministerio Público. En primer lugar, que las funciones de Procurador General de la Nación y del Defensor General de la Nación tengan un tiempo determinado. Hasta el momento, quienes ocupan estos cargos son los únicos funcionarios con mandato vitalicio que dirigen un órgano estatal no colegiado”, sostuvo.

Para Weretilneck, el carácter vitalicio genera un desgaste en la institución, tendiendo a la burocratización y la falta de agilidad en la implementación de la política criminal pública.

En la actualidad el Procurador General sólo puede ser removido por mal desempeño, crímenes comunes o delito en el ejercicio de sus funciones. El senador rionegrino propuso establecer un plazo para la duración de cinco años en el cargo. No obstante, se prevé asimismo la posibilidad de reelección en el cargo por un único período consecutivo.