El Senado se encamina a realizar este miércoles la primera sesión virtual, luego de dos pruebas exitosas, en medio del aislamiento social preventivo y obligatorio. Distinta es la situación de la Cámara de Diputados, donde por el momento no se fijó una fecha para la sesión remota y todavía falta terminar de hacer algunos ajustes técnicos y profundizar la capacitación de los legisladores. 

A diferencia del primer ensayo del viernes pasado, en la prueba de sesión telemática que se llevó adelante ayer, la titular de la Cámara Baja y vicepresidenta, Cristina Kirchner, asistió al recinto. En total, participaron 70 senadores y senadoras.

Según señalaron desde el Senado "se incorporó con éxito al proceso de votación el sistema de validación de identidad del RENAPER" y los legisladores "realizaron varias pruebas de votación simulada y pudieron evacuar sus dudas sobre el funcionamiento técnico del sistema".

Según legisladores del oficialismo y de la oposición, algunos tuvieron problemas al principio del ensayo porque no podían registrar su voto.

Sin embargo, se realizó otro chequeo en el que cada senador votó, por segunda vez, a viva voz y se corroboró que ambas votaciones estuvieron bien registradas.

"Hubo una doble votación, por lo que el sistema de seguridad se simplificó. Se trabajó bien. Aunque hubo algunas demoras en 'loguearse' que no fueron tanto fallas del sistema, sino más bien humanas", afirmó el senador del Frente de Todos por Chubut Alfredo Luenzo.

En tanto, el oficialista salteño Sergio Leavy comentó que "al principio les costó identificarse a algunos y votar" y agregó que "el protocolo indica que en cada votación hagamos una nueva registración". "Eso lleva unos quince minutos por cada votación", agregó el legislador.

Aunque todos los bloques están de acuerdo en todas las iniciativas, tienen seis horas para sesionar, de acuerdo con las características técnicas que tendrá la reunión virtual.

En el ensayo de este lunes, la presidenta provisional del Senado, Claudia Ledesma Abdala de Zamora, fue la única autoridad de la Cámara presente en el recinto.

La mayoría de los senadores estuvo en sus provincias de origen. Los oficialistas neuquinos Oscar Parrilli y Silvia Sapag realizaron la prueba desde la Legislatura de su provincia, y los salteños Leavy y Nora Giménez, también del Frente de Todos, y el peronista macrista Juan Carlos Romero, lo hicieron en la Cámara de Diputados de su provincia.

En tanto, el catamarqueño Oscar Castillo, de Juntos por el Cambio, estuvo en su oficina de Catamarca, el chubutense Luenzo participó desde la Municipalidad de Lago Puelo, la opositora Silvia Elías de Pérez se presentó en la Legislatura de Tucumán; mientras que sus compañeros de interbloque, el pampeano Juan Carlos Marino y la cordobesa Laura Rodríguez Machado; lo hicieron desde sus oficinas en sus respectivas provincias.

Tras las dos pruebas exitosas, el miércoles se realizará la primera sesión virtual, en la que el oficialismo y la oposición acordaron tratar sólo proyectos vinculados a la pandemia del COVID-19. Lo primero será llevar al recinto la veintena de decretos firmados por el presidente Alberto Fernández con medidas para amortiguar los efectos del aislamiento obligatorio. 

En el hemiciclo, durante la sesión del miércoles, sólo podrán estar Cristina Kirchner junto con el secretario parlamentario, el peronista Marcelo Fuentes, y el prosecretario parlamentario, el radical Juan Tunessi; el resto de los senadores participarán por videoconferencia.

Ledesma Abdala, el vicepresidente de la Cámara, el radical porteño Martín Lousteau; el vicepresidente primero, el misionero del Frente Renovador Maurice Closs, y la vicepresidenta segunda, Rodríguez Machado, estarán el miércoles en el edificio de la Cámara pero sólo podrán ingresar al hemiciclo en caso de que sea necesario reemplazar a la titular del cuerpo en la moderación de la sesión.

Con un número mucho mayor de legisladores, la Cámara Baja deberá esperar para su primera sesión remota. Si bien la segunda prueba piloto, que se realizó el fin de semana pasado, tuvo buenos resultados, aún falta hacer algunos ajustes. Según fuentes parlamentarias, "se están haciendo las capacitaciones en los distintos bloques de acceso y uso al sistema" y "se está mejorando el sistema para garantizar el funcionamiento y que haya transparencia en todo lo que es la validación de identidad y datos de los diputados".