En una jornada de ribetes históricos marcada por una alta expectativa social, el Senado votará hoy el proyecto de aborto legal, seguro y gratuito. Tras tres semanas de arduos intercambios que tuvieron lugar en las comisiones de Salud, Justicia y Asuntos Constitucionales de la Cámara alta y donde opinaron más de cien expositores a favor y en contra de la legalización, la postura de los legisladores se fue volcando hacia el rechazo de la norma.

Así es como se llegó al día previo a la votación con 37 senadores que ya anunciaron se expedirán en contra de la legalización, mientras que otros 31 lo harán a favor, existiendo hasta el momento 2 indecisos, los peronistas Omar Perotti (Santa Fe) y José Alperovich (Tucumán).

Ante ese escenario y frente a la posibilidad cierta de una derrota parlamentaria, los legisladores que militaron la postura verde, con la intención de sumar voluntades y evitar que un rechazo al proyecto lo deje desactivado hasta el año próximo, comenzaron a analizar alternativas como el realizar cambios al texto original que llegó de Diputados o bien en convertir ese proyecto en una consulta popular tal como lo propusiera en su momento el senador y jefe del interbloque de Cambiemos, Luis Naidenoff, pero además, se detuvieron en la iniciativa de la senadora Lucila Crexell del Movimiento Popular Neuquino.

Pese a haber hecho publica su decisión de abstenerse, Crexell presentó un proyecto que apunta a realizar modificaciones al Código Penal a los fines de considerar "no punible" el aborto realizado con el consentimiento de la mujer hasta las 12 semanas de gestación, siempre que el mismo sea practicado "por un profesional de la salud" y "en un centro de salud".

Esa solución intermedia que propuso la neuquina fue ante la convicción "de que la penalización finalmente termina conllevando a que los abortos se realicen de manera clandestina e insegura, aumentando la mortalidad de las mujeres en edad materna".

También Perotti presentó un proyecto alternativo que en la misma linea que el denominado Protocolo de Rosario, contempla situaciones especiales que le permiten a la embarazada realizar un aborto en casos de violación o ante problemas de salud, en línea con el fallo de la Corte al respecto, pero que sin embargo no admite la interrupción voluntaria y sin condiciones de la gestación.

Cabe recordar que la iniciativa aprobada por Diputados establece que la interrupción voluntaria del embarazo a simple solicitud podrá realizarse en hospitales públicos y clínicas privadas de manera gratuita hasta la semana 14 de gestación y solo la autoriza después de la semana 14 cuando existan causales graves como el embarazo producto de una violación, la inviabilidad de vida extrauterina para el feto y el riesgo de salud de la mujer. Establece además un plazo de 5 días desde el momento de la solicitud para que se adelante el aborto y fija la creación de un registro de objetores de conciencia, entre otras cuestiones.

Finalmente a las 9.30 de la mañana, en una maratónica jornada que podría extenderse por el lapso de 12 horas, y en el marco de una multitudinaria vigilia realizada en inmediaciones del Congreso por los adherentes a las postura identificada con los pañuelos verdes y celestes, los senadores deberán decidir si convierten en ley el aborto legal, seguro y gratuito o si por el contrario, deciden rechazar la iniciativa.