El Sindicato de Trabajadores Judiciales (Sitraju) reiteró su exigencia de concretar una mesa de negociación colectiva a fin de discutir tanto salarios como condiciones de labor en el año de pandemia. "A 2020 le quedan 8 semanas y el salario de los/las judiciales se mantiene intacto", advirtieron desde esa organización que comandan la secretaria general Marieta Urueña Russo y la adjunta Sofía Corradini Sagretti  .

En una declaración enumeraron que tras 144 horas de paro en el ámbito judicial se mantiene allí una "lógica jerárquica y unilateral" respecto a lo que reclaman y hasta “destrato”.

"Las condiciones de no contar con esa mesa de discusión hace que la negociación sea informal que de hecho nos perjudica porque a las promesas se las lleva el viento".

En ese tramo apuntan también al presidente de la Corte Suprema, Carlos Rosenkrantz a quien acusan de postergar la recomposición de los sueldos como también de que por "sus lealtades y alianzas lo ubican lejos de los trabajadores. De hecho fue el responsable de la suspensión de la feria en flagrante concesión a las presiones de los colegios de abogados", denunciaron.

Vale recordar que la Corte fija los salarios para quienes se desempeñan tanto en la Justicia Federal como en la Nacional. De allí la gravitación que las decisiones que toma dicho tribunal en materia de sueldos tienen impacto relevante en el ámbito judicial y desde allí se expresa el enfoque del Sitraju.

Enfrentados sindical y políticamente a la Unión de Empleados Judiciales (UEJN) que lidera Julio Piumato desde el Sitraju consideran que el reclamo que sostienen se exalta en la defensa de los trabajadores de la Justicia que padecen las consecuencias de cuestiones evitables y que se podrían subsanar convocando a una mesa de negociación respecto a sueldos y condiciones de trabajo.

En ese punto el comunicado que emitió el sindicato consideró que "el camino de la informalidad y el amiguismo fracasó. Nos hunde en la incertidumbre y nos somete a las disputas de poder que involucran a la Corte".

De allí que el Sitraju consideró al máximo tribunal del país tanto como el responsable del funcionamiento del sistema de justicia "como también de desenterderse de nuestros reclamos" y acotan que "no nos interesan sus desacuerdos ni vamos a ceder ante el destrato".