Tras los allanamientos a las propiedades de la ex presidenta Cristina Fernández, su abogado, Carlos Beraldi, denunció al juez federal Claudio Bonadio ante la Justicia y el Consejo de la Magistratura por "ilegalidades" en los operativos. Además, aseguró que los efectivos dejaron sustancias tóxicas en el departamento de Recoleta que afectaron al personal de limpieza.

"Se filtró a la prensa, como es costumbre, datos absolutamente falsos", determinó el letrado quien reafirmó que "en ninguno de los domicilios hay bóvedas ni documentos u objetos que puedan tener una procedencia ilícita"

En este sentido, aseguró que se violaron "expresamente las disposiciones constitucionales, la ley dictada en consecuencia y lo que el Senado de la Nación dispuso en particular para este allanamiento" tras insistir en que se le "impidió controlar, como abogado defensor y como única persona que se encontraba en el domicilio, el allanamiento que se llevó a cabo en el inmueble de la calle Uruguay".

En un comunicado que la propia ex mandataria publicó en sus redes sociales, Beraldi acusó a Bonadío de ordenar el seuestro de objetos que "no ólo no guardan relación con el objeto de la causa, sino que además, son efectos que integran el ajuar del hogar, cuya incautación no tiene otro propósito que generar daño y humillación". 

"Se apoderaron de documentación que guarda relación directa con el cargo de Senadora de la Nación", deslizó la defensa al tiempo que puntualizó en que el allanamiento en la propiedad de El Calafate "fue extendido en el tiempo de manera ilegal y deliberada con el inequívoco propósito de seguir generando estrépito y material para las tapas de diario del fin de semana".

Y detalló: "No se está preservando la cadena de custodia de las cosas que están siendo requisadas. El procedimiento comienza y termina cuando se le ocurre al juez. En cada interrupción, el domicilio queda bajo la disposición discrecional de la fuerza policial destacada por el magistrado, sin que se pueda tener supervisión alguna sobre ellos. Concretamente: durante toda la noche no sabemos quién entra o sale de la casa y, mucho menos, si se planta cualquier tipo de prueba falsa".

Sustancias tóxicas en Recoleta

Cristina aún no volvió a su hogar. Según denunció su abogado, luego del primero de los allanamientos realizado en el departamento ubicado en las calles Uruguay y Juncal la ex presidenta envió a su empleado doméstico a que realice una limpieza en profundidad. Pero comenzó a sentir molestias y luego de un control médico le confirmaron que se había intoxicado.

 "Quien se dedica habitualmente de las tareas del hogar en ese domicilio, ingresó al mismo el día sábado 25 de agosto de 2018 por primera vez después que se practicara el allanamiento. Dado que el trabajo de limpieza requería una mayor profundidad, le solicitó a dos miembros de su familia que la ayudaran. Una vez en el interior del departamento, cuando estaban ordenando la ropa y limpiando los estantes en el vestidor del dormitorio de mi representada, sintieron mareos, fuerte picazón en la garganta y los ojos y dificultades para respirar. Como tales síntomas persistieron durante el resto del día, el domingo 26 de agosto próximo pasado concurrieron a la guardia del Hospital de Clínicas", detalló Beraldi.

Y continuó: "Luego de efectuarse los controles médicos de rigor, se constató que las dolencias padecidas tienen como origen un tóxico de contacto, recomendándose evitar, por todos los medios, una nueva re exposición al mismo ambiente. Por esa razón mi representada decidió no regresar a ese departamento hasta tanto no se tenga una certera evaluación sobre el lugar y las cosas que fueron objeto de manipulación durante el allanamiento".
 

Beraldi confirmó que "todas estas ilegalidades ya fueron denunciadas ante la justicia penal competente, el Consejo de la Magistratura, el Colegio de Abogados y será puntualizada a cada uno de los jefes de bloque del Senado de la Nación".