El anuncio de la nueva etapa de la cuarentena en el AMBA hasta el 16 de agosto se realizó en esta oportunidad sin conferencia de prensa, decisión que sorprendió a los más de 30 periodistas que concurrieron a la Quinta de Olivos y debieron seguir el mensaje oficial desde la vereda del predio, a través de sus celulares.

Desde el día anterior había versiones encontradas acerca de si el anuncio del presidente Alberto Fernández, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, iba a contar con presencia de periodistas y la posibilidad de realizar preguntas, como sucedió hace 15 días.

No obstante, a medida que se iba acercando el horario del mensaje, comenzaba a ganar fuerza la versión de que iba a concretarse sin prensa, hasta que voceros de Presidencia lo confirmaron poco antes del inicio.

De esta forma, se generó malestar entre los cronistas, que se habían trasladado a la residencia de Olivos con la intención de seguir el discurso desde adentro y, en caso de haber salido sorteados, poder realizar una pregunta al jefe de Estado, tal como había sido la modalidad del anuncio previo, el 17 de julio.

En esa ocasión, además, el Presidente, el jefe de Gobierno y el gobernador bonaerense habían estado acompañados, de manera virtual, por los gobernadores de Chaco, Jorge Capitanich, Río Negro, Arabela Carreras y Jujuy, Gerardo Morales. Este viernes, en cambio, Fernández, Rodríguez Larreta y Kicillof hablaron en soledad.

Los cronistas tampoco habían podido hacer preguntas al los tres mandatarios cuando estos anunciaron el regreso a una fase de cuarentena estricta el pasado 26 de junio, pero en esa ocasión se trató de un discurso grabado. Lo mismo había sucedido con el discurso grabado el 25 de abril, en el que tampoco hubo ocasión para preguntas de la prensa.

Sin embargo, hasta ahora no se había dado que el anuncio presidencial fuera en vivo y que a pesar de ello los periodistas no estuvieran presentes durante el discurso, que se inició hacia las 13:40 horas del viernes.

Al comenzar el anuncio, los periodistas debieron permanecer en la vereda de la calle Villate y apelar a sus teléfonos para seguir los discursos, ya que sala de periodistas de la quinta, que se encuentra fuera del predio, sólo permitía la presencia simultánea de seis personas, a modo de prevención ante el coronavirus.

Finalmente, los cronistas ni siquiera pudieron llevarse unas palabras de Rodríguez Larreta (Kicillof llegó y se fue de la quinta en helicóptero), ya que al abandonar la residencia en auto no bajó la ventanilla para atender los requerimientos de la prensa, aunque dará su propia conferencia ante los cronistas este sábado.