Las desventuras de los trabajadores registrados no solo apuntan a futuro por las paritarias derrotadas por la inflación. En el pasado reciente la pérdida del poder adquisitivo es del 12,9% acumulada desde el inicio de la gestión Cambiemos. Así lo certifica un informe privado del Estudio Singerman & Makon y el economista Mariano Kestelboim. El paper verifica a los sectores ganadores y perdedores frente al incremento constante de precios y servicios, la inconsistencia del sector informal, plegada a menor consumo y el impacto asimétrico de la inflación.

Entre noviembre de 2015, cierre de la gestión kirchnerista, la asunción del actual Gobierno hasta llegar a diciembre de 2017 los salarios crecieron en baja respecto al nivel general de precios, medido por el IPC/CABA/Indec. Esa variación salarial fue de 71,8%, mientras que el nivel de precios referido acumuló 80,7%. "Ya aquí tenemos un 4,9% de deterioro" remarcaron los autores del informe a BAE Negocios.

Al considerar incluso una inflación interanual de 29,5% para el corriente año y la media salarial de mejora en el orden del 18,7% concluyen en que el deterioro del poder real de los sueldos acumulado llega al 12,9%. Consideran y aclaran que la mayoría de las paritarias cerraron en torno al techo del 15%, en tanto los ajustes efectivos fueron más elevados y la alternativa de alguna mejora adicional antes del 31 de diciembre próximo. Kestelboim y Singerman explicaron también que si bien ningún sector económico logró superar el aumento general de precios del 80,6% "algunos lograron mejoras sobre el techo salarial compensando en forma parcial la pérdida de poder adquisitvo".

En ese rango se ubican las actividades inmobilidarias, con lo cual superaron a servicios comunitarios, agricultura, ganadería, comercio, reparaciones y construcción. En la tabla de "descensos salariales" se ubican hoteles y restaurantes, minería, petróleo, pesca, transportes, comunicaciones e intermediación financiera. En rigor de cifras el promedio osciló entre el 6% y el 9% para los 25 meses de gestión de la alianza Cambieos.

Para el capítulo inconsistencia de sectores informales, mayor poder adquisitivo, menor consumo, los especialistas apuntan datos del Indec en relación a variación de salarios entre octubre de 2016 y diciembre último con el 35,7%, superando a los datos del IPC/CABA/Indec del 28,3%. Realzan la "llamativa" mejora del poder aquisitivo de este sector de trabajadores incluso para superar a los registrados. "No apreciamos una consistencia ya que si bien esos trabajadores destinan una porción importante de sus ingresos al consumo, las ventas minoristas cayeron un 7% en 2016 y un 1% el año pasado respecto a datos de CAME. Este período de análisis coincide con mejoras salariales del sector también mayores a la inflación", reflexionaron los economistas.

Para la síntesis sobre el impacto en núcleos de menores ingresos consideraron que la suba de precios impacta de manera asimétrica sobre la sociedad, la proporción de ingreso familaiar que destinan los hogares de menores ingresos, deciles 1 al 5, se focaliza en alimentos y servicios públicos y es mayor incluso a otros sectores con acceso a mejores salarios y patrimonio. Los más pobres se ven más afectados por la inflación. En efecto el aumento de precios acumulado de noviembre de 2015 a diciembre 2017 fue 15,4% superior a en los 5 primeros deciles, en comparación al incremento registrado en el IPC/CABA/Indec.