El ex ministro de Planificación Federal del kirchnerismo y actual diputado nacional del FPV-PJ, Julio De Vido, entregó un pedido de licencia junto con la renuncia a la presidencia de la Comisión de Energía de la Cámara baja al titular de la Cámara baja, Emilio Monzó, un día antes de la reunión de la Comisión de Asuntos Constitucionales que tratará los pedidos de desafuero.

En su escrito, el legislador opositor señaló que se le quieren quitar los fueros "sin ninguna prueba" y sostuvo que hay un "armado de causas" en su contra y formalizó también su renuncia a la presidencia de la comisión de Energía de la Cámara de Diputados que presidía desde marzo de 2015.


"Solicito con las formalidades de práctica se haga efectivo mi pedido a partir del día de la fecha y hasta la finalización del corriente año legislativo"

La licencia pedida por De Vido no le quita los fueros que permitirían que sea detenido y debe ser discutida en el Congreso y aprobada por el mismo. 

Tras sostener que el primer pedido de desafuero "se da en el marco de una actuación judicial que es la primera en la que se pretende sostener, sin ninguna prueba, que tengo desde mi función legislativa, capacidad de estructurar una ’trama de corrupción’”, el ex ministro indicó que “no” la tiene ni la ha tenido. 

Por otra parte, el ex ministro rechazó las acusaciones de muchos de sus pares y mencionó puntualmente el caso del radical Eduardo Costa, vicepresidente primero de la Comisión de Energía, de quien dijo que está “procesado por lavado de dinero, titular d. sociedades off shore y de cuentas no declaradas fuera del país".

Cambiemos había intentado en la sesión del 26 de julio pasado aprobar la expulsión De Vido del cuerpo, pero la coalición oficialista no logró el respaldo de los dos tercios, ya que obtuvo 138 votos contra 95 y tres abstenciones, y registró 20 ausencias, que fueron claves para que fracasara la separación del ex ministro del cuerpo.

Carton by Cronista.com on Scribd