De camino a declarar como testigo en el marco de la investigación por presunto espionaje ilegal durante la administración de Mauricio Macri, la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner reclamó que si la Corte Suprema hubiera actuado cuando se difundieron escuchas de sus conversaciones privadas "es probable que esta causa no hubiera existido".

Kirchner fue citada a los Tribunales de Lomas de Zamora para dar su testimonio en relación a la causa que investiga supuesto espionaje ilegal a dirigentes políticos, jueces y periodistas por parte de la Agencia Federal de Inteligencia ( AFI) en el gobierno macrista.

La misma se inició a partir de la confesión del capo narco Sergio "Verdura" Rodríguez, quien aseguró que un abogado de la zona sur del conurbano le encomendaba tareas de espionaje e incluso la colocación de un artefacto explosivo en la casa del ex subsecretario de Asuntos Internacionales del Ministerio de Defensa José Vila.

A partir de los mensajes y archivos encontrados en los teléfonos del narcotraficante y otros involucrados, a los que identificó como parte de la AFI, se fueron descubriendo nuevos datos y documentación sobre las supuestas tareas de espionaje ilegal que se llevaban adelante.

"La AFI que dependía en forma directa de Mauricio Macri utilizó narcotraficantes para realizar atentados a funcionarios de su propio gobierno, y seguimiento y espionaje político tanto a opositores como a sus propios dirigentes", describió la expresidenta, y contrastó que el anterior gobierno "le vendió a todos los argentinos que venían a combatir el narcotráfico".

En un video publicado a través de sus redes sociales, remarcó: "A diferencia de otras veces, cuando el que me citaba era (el juez Claudio) Bonadío en Comodoro Py, en causas armadas, no me sigue en esta oportunidad ninguna moto. Es raro que no me sigan, porque la causa judicial por la que estoy convocada es un verdadero y auténtico escándalo, inédito".

"Leo y escucho trascendidos acerca del espionaje y seguimiento que me habrían hecho desde la AFI macrista y no puedo evitar recordar otros episodios que denuncié incansablemente durante aquellos años sin que nadie hiciera nada", manifestó, al mencionar la difusión de las escuchas telefónicas de sus conversaciones con Oscar Parrilli en 2017.

Sobre esto, enfatizó que fueron "conversaciones privadas" transmitidas por radio y televisión y que "habían sido grabadas por la oficina de escuchas que Macri hizo depender de la Corte Suprema de Justicia de la Nación".

"En ese momento pensé que la Corte iba a intervenir. Sin embargo, nada de eso ocurrió. Al contrario, se anunciaba su transmisión con bombos y platillos, cual estreno cinematográfico y nadie hacía nada para impedirlo. No sucedió una vez, lo hicieron durante meses, difundieron ilegalmente conversaciones privadas".

Sobre esto, se preguntó: "¿Qué hubiera pasado si la Corte hubiese tomado medidas y sancionado a los responsables? Es probable que esta causa no hubiera existido, y un montón de ciudadanos y ciudadanas no hubieran sido espiados, ni esuchados, ni sufrido atentados".