El presidente Alberto Fernández llamó este sábado a "construir unidad" porque dentro del Frente de Todos "no hay enemigos". "Aprendimos a convivir con esas diferencias", aseguró el mandatario al participar en el primer congreso de la coalición en Chaco, junto a Jorge Capitanich. 

En un discurso que centró su energía en criticar al macrismo y reconocer la importancia de Cristina Kirchner durante sus presidencias, en medio de los cuestionamientos por la interna del FdT, Alberto consideró que "el verdadero peligro es esa derecha impiadosa, que tuvo un presidente que nos endeudó como nadie se animó". 

“Nunca más debemos dividirnos, el día que lo hicimos Macri fue presidente”, aseveró, en línea con lo que dijo la vocera presidencial Gabriela Cerruti este viernes. 

Situación económica: la herencia

Con las críticas a su gestión y la del ministro Martín Guzmán, Alberto resaltó: "Los trabajadores entre 2014 y 2019 vieron enflaquecer sus bolsillos y que su salario real valga un 20% menos. Hacer subir el salario real es algo muy difícil; quiere decir que la plata nos alcance más."

En ese sentido, apuntó a la "facilidad" con que el gobierno de Mauricio Macri "destruyó el trabajo y el salario de los trabajadores en tan solo cuatro años, eso fue lo que heredamos": "Entre 2003 y 2015 el salario real en la Argentina creció 19%. Entre 2015 y 2019, el salario real cayó 20%. Miren lo que costó hacer subir el salario real en esos 12 años", puntualizó. 

El presidente señaló, a su vez, que "quienes creían que el trabajo era un costo se habían ocupado de hacer lo necesario para que el salario real cayera realmente". 

Además, Fernández hizo hincapié en la gestión de la pandemia al mencionar que "con tranquilidad podemos decir que a ningún argentino le faltó la atención sanitaria que requirió cuando el virus tocó a su puerta". 

Alberto se refirió a las dificultades que trajo el coronavirus en todo el mundo pero especialmente en la gestión económica de su Gobierno, ya que comenzó a cuatro meses de su asunción. También remarcó puntos a su favor: "En medio de todo eso fuimos capaces de enfrentar la deuda con los acreedores privados y después con el FMI". 

Deuda con el FMI

"No quiero más deuda de Argentina con el Fondo Monetario", expresó Alberto, tras cuestionar la suba de intereses por parte del organismo. Sin embargo, el jefe de Estado advirtió que si bien no hubiera tomado el préstamo, tenían "la obligación de encontrar una respuesta a ese problema". 

"Con los acreedores privados logramos ahorrarnos 38 mil millones de dólares porque les pedimos que bajen los intereses", confió Alberto y con un tono imperativo exclamó que "los vamos a usar para el desarrollo argentino, no para pagar intereses".