El Peronismo Federal, espacio que articula el senador justicialista Miguel Pichetto, hizo ayer un nuevo desembarco con aroma electoral en la provincia de San Juan, donde fue recibido por su gobernador, Sergio Uñac.

Hasta la provincia cuyana llegaron legisladores nacionales del PJ y del Frente Renovador para analizar la coyuntura política y económica y avanzar en el armado de una alternativa al Gobierno de Cambiemos, pero por afuera de la experiencia kirchnerista, sin puntos de contacto con Unidad Ciudadana.

"La gestión de Mauricio Macri es el ajuste. Nuestro camino es el desarrollo federal de la Argentina", sostuvo el jefe del interbloque Argentina Federal en la Cámara de Diputados, el salteño Pablo Kosiner.

Y, para marcar diferencias con la propuesta kirchnerista, el dirigente justicialista aseguró que "no es verdad que para que a la Argentina le vaya bien a la gente le tenga que ir mal".

Por su parte, Pichetto sostuvo que "el desafío es una propuesta a futuro" mientras que la jefa del bloque de diputados del Frente Renovador, Graciela Camaño, enfatizó que "el compromiso" del espacio federal "es muy fuerte porque los problemas que tiene la Patria son muchos".

Se trató de la cuarta escala en la hoja de ruta del Peronismo Federal, luego de Gualeguaychú en marzo, cuando se lanzó el espacio, de Córdoba en abril y Tucumán el mes pasado.

La siguiente cumbre del espacio federal será el 9 de agosto en La Plata, donde Pichetto intentará reunir en una misma foto a Sergio Massa, Florencio Randazzo y los gobernadores de Córdoba, Juan Schiaretti y de Salta, Juan Manuel Urtubey.