“Tenemos un gobierno que se preocupa por buscar en el pasado a los responsables de cosas que ellos no saben resolver.” El lector podrá atribuirle esta frase a cualquier dirigente opositor actual. Pero la dijo Mauricio Macri en octubre de 2012 cuando soñaba con convertirse en Presidente de la Nación y sumar peronismo. Para eso, se reunió con Hugo Moyano. Eran tiempos de cinco centrales sindicales: la CGT más ligada al kirchnerismo, la CGT Azopardo de Hugo Moyano, la CGT Azul y Blanca de Luis Barrionuevo y las dos CTA. La concordia entre M y M duraría varios años al punto de que un mes antes de la elección presidencial Moyano llamó públicamente a Macri “compañero”. Pero Moyano no da su apoyo en forma incondicional y lidera la más fuerte reacción contra el Gobierno. Tal vez Macri recuerde ahora cuando ese mismo día de octubre de 2012, el camionero avisó: “Se hablaba de la foto de Moyano y Macri, pero es más peligrosa la foto de Moyano y los gastronómicos”.