Tras recibir la notificación de excarcelación en Comodoro Py, el ex ministro de Planificación, Julio De Vido,  sentenció ser víctima de "lawfare", y arremetió contra el perito Juan Brito que intervino en la causa por el desvío de fondos en la yacimiento carbonífero Río Turbio.

La resolución firmada por el Tribunal Oral Federal N° 1 ordenó la "liberación inmediata" del ex funcionario quien se encontraba con prisión domiciliaria desde octubre de 2018, por considerar que "no pone en riesgo el curso de la causa".

De esta forma, el ex jefe de la cartera de planificación durante el kirchnerismo recupera la  libertad después de haber sido detenido en octubre de 2017.

"Estoy jubilado pero de ninguna manera pienso abandonar la actividad política", indicó hoy a radio Cooperativa. 

Al ser consultado si tenía relación con los principales referentes del oficialismo, De Vido reveló que "no tiene relación personal con Cristina", mientras que con el Presidente Alberto Fernández detalló que "hace años que no habla con él". En el mismo sentido, destacó su relación personal con dirigentes y funcionarios del oficialismo como Andrés Larroque, Máximo Kirchner, y los gobernadores Gildo Insfrán y Gerardo Zamora.

En relación a la causa Once que lo tiene como imputado,  el ex funcionario sentenció que "si hay justicia, se va a caer”, y repasó el apartamiento y acusación por "falso testimonio" contra el perito apartado Juan Brito quien determinó que los frenos del Ferrocarril Sarmiento que se accidentó el 22 de febrero de 2012 "no funcionaban".

Consultado sobre su futuro en la cámara baja, De Vido adeltantó que irá al Congreso para  reclamar "algunas explicaciones" al ser suspendido en 2017 despues de que votaran su desafuero.