El gobierno de Jujuy acordó la venta del histórico ingenio La Esperanza, fundado en 1883. El comprador es el grupo inversor colombiano Omega Energy Internacional S.A. que pagará u$s100 millones y dará trabajo a 600, de los 938 trabajadores que tiene el ingenio actualmente.

Juan Carlos Abud Robles, ministro de Desarrollo Económico y Producción, señaló: "El desembolso de los fondos se realizará en un plazo de 120 días y la planta se vende con 600 empleados que continuarán en la empresa", y el resto, unos 300, tendrá la alternativa de trabajar en actividades productivas en fincas del Estado provincial.

El ingenio, que en los últimos años está bajo control del Estado jujeño, fue declarado en quiebra por el Gobierno en 2000 y desde entonces transitó por una reorganización dispuesta por una ley.

Omega Energy International presentó en agosto pasado un plan de inversión por u$s350 millones basado en un programa de crecimiento y enfocado en la producción de bioetanol que en cinco años puede dar trabajo a 2.500 personas, según señalan.

Abud Robles y su par de Trabajo y Empleo, Jorge Cabana Fusz, destacaron que con esta operación se pondrá fin a "17 años de incertidumbre" donde el Estado "a pesar de todas las dificultades siempre ha sostenido la continuidad de la planta y de las fuentes de trabajo" y donde la otra opción era la liquidación.

La decisión de avanzar con el proceso de venta de la fábrica generó el estado de alerta del Sindicato de Obreros y Empleados del Azúcar del Ingenio La Esperanza (SOEA), que anunció para hoy medidas de fuerza en rechazo al acuerdo que, según ellos, dejaría cesante a 300 trabajadores.

"Solo faltan definir temas menores pero el acuerdo se hará realidad el viernes con entrega de la fábrica a sus nuevos dueños y así iniciar el periodo de interzafra, el plan de inversiones y demás", destacó Abud Robles.

Omega Energy Internacional tiene previsto encarar en "la etapa inmediata" el arreglo de la planta de etanol existente, montar una planta de celulosa para papel, acelerar el proceso de adecuación de tierras adicionales para sembrar caña y la optimización de la fábrica; y en el futuro la construcción de una nueva planta con un millón de litros de capacidad para producir etanol de maíz y de caña, según informó.

Las negociaciones con el gobierno jujeño se agilizaron en los últimos meses en razón del déficit de $662 millones que arrastra el ingenio y que el Estado no puede seguir afrontando".

"Tuvimos que relevar los 1.700 inmuebles con los que contaba el ingenio, rurales, urbanos y muchos ocupados", explicaron al comunicar la venta. La producción de La Esperanza está basada mayormente en bioetanol.