El juez federal Gustavo Lleral encabezó hoy un nuevo peritaje en la zona que ocupa la comunidad mapuche Resistencia Cushamen, donde el 17 de octubre último fue encontrado muerto Santiago Maldonado, luego de una desaparición de 78 días, acompañado por policías federales, buzos y expertos del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), se informó oficialmente.

Es el primer procedimiento después del hallazgo del cuerpo de Maldonado en el río Chubut frente a la comunidad mapuche, que según los peritajes realizados en la sede del Cuerpo Médico Forense de la Corte Suprema de Justicia se ahogó en el lugar alrededor del 1 de agosto, cuando denunciaron su desaparición forzada, en el marco de un operativo de Gendarmería.

Lleral y la comitiva de peritos arribaron al lugar -a 90 kilómetros al norte de Esquel, en la zona andina de Chubut- a las 6 de la mañana, e iniciaron el procedimiento en el lecho del río.

La inspección fue pedida por la fiscal federal de Esquel Silvina Ávila y por la querella de la familia Maldonado, patrocinada por la abogada Verónica Heredia, quien explicó a la prensa que buscan rastros que sirvan a la Justicia de prueba o indicio sobre las circunstancias en las que murió ahogado Maldonado.

Según adelantaron fuentes de la investigación, el procedimiento se extenderá todo el día, “mientras haya luz solar”, y al igual que lo dispuso en las pericias médicas en la Corte, Lleral prohibió expresamente al ingresar al predio el uso de teléfono celular, para evitar que se filtren imágenes del operativo.

Los antropólogos Carlos Somigliana y Mariella Fumagalli, del EAAF, dirigen en el lugar las operaciones técnicas y científicas, en las que son asistidos por buzos de los Bomberos Voluntarios de Trelew.

Lleral dio la orden de “secuestrar todo elemento que pudiera servir como medio de prueba”, y recomendó tener los cuidados necesarios para no alterar las características de los elementos secuestrados.

El operativo será filmado por Criminalística de la Policía Federal, que a su vez tiene la tarea de comprobar rastros y de confeccionar un plano del lugar.

La familia Maldonado había solicitado que participaran de esta inspección un estudio privado de agrimensura y especialistas de la Universidad Nacional de la Patagonia, pero el juez Lleral lo rechazó al considerar que la designación del EAAF y de buzos y policías con “amplia experiencia en estudios de la escena del crimen” es suficiente.