Sin un referente fuerte que “maneje la lapicera” para las candidaturas en la provincia y con el vencimiento del plazo de presentación de listas en el horizonte, el Partido Justicialista (PJ) bonaerense comenzó a acelerar sus tiempos internos y se sumergió de lleno en la disputa por el reemplazante del actual titular del partido, Fernando Espinoza.

Una vez que la vicepresidenta del partido, Cristina Álvarez Rodríguez, anunciara el miércoles de la semana pasada la convocatoria a internas para el 17 de diciembre próximo, la lista de candidatos se comenzó a engrosar y los conciliabulos en el peronismo se multiplicaron.

Y es que dividido en tres grandes franjas -exGrupo Fénix, ex Grupo Esmeralda y el interior de la provincia-, los intendentes y la dirigencia en general no se quieren quedar afuera de lo que se avizora como la gran renovación partidaria tras la derrota del 22 de octubre; pero además porque tanto a nivel nacional como provincial, ese espacio sigue sin encontrar una figura de liderazgo que garantice la victoria en las presidenciales de 2019 y muchos aspiran a ponerse ese traje.

Sorpresivamente, Espinoza apunta a ir por su reelección. Así lo dejó entrever la propia intendenta Verónica Magario, quien durante el plenario de la militancia peronista de su distrito, dijo que “Fernando tiene que seguir conduciendo” el PJ bonaerense por lo que “vamos a darle a la provincia al mejor hombre que tenemos. No es tiempo para mezquindades”.

Veinticuatro horas más tarde, los jefes comunales del conurbano le hicieron pagar el atrevimiento, al vaciarle la convocatoria que el titular del PJ y Magario llevaron a cabo en la Legislatura bonaerense con la intención de frenar el proyecto de presupuesto a la gobernadora María Eugenia Vidal.

Otros dos que se imaginan conduciendo al peronismo bonaerense son los alcaldes Gustavo Menéndez (Merlo), quien por estos días se reuniría con la cúpula de la CGT con la intención de posicionarse y Walter Festa (Moreno).

“Hasta el año pasado Walter no estaba intresado en presidir el partido, hasta que antes de las elecciones recibió la visita de varios responsables de unidades básicas y del PJ local quienes le mostraron su apoyo y desde ahí comenzó su carrera”, dijo a este diario una fuente cercana al intendente Festa.

Otro jefe comunal que salió a ofrecer su candidatura fue Francisco “Paco” Durañona (San Antonio de Areco), quien aspira a que comience la “desconurbanización” del partido.

“Apuntamos a que se tenga una mirada vinculada con el desarrollo productivo y la ruralidad y lejos de una problemática social enquilombada como la del conurbano”, dijo al ser consultado, otro dirigente alineado con el alcalde arequero. También Martín Insaurralde (Lomas de Zamora), Juan Pablo de Jesús (Partido de la Costa) y Alfredo Fisher (Laprida), aspiran integrar la lista de candidatos que debe presentarse ante la justicia electoral el 16 de noviembre.

Aún resta saber si Sergio Massa y Florencio Randazzo regresarán al PJ, aunque algunos afi rman que “al perder por paliza tendrán que venir al pie”. Tampoco se sabe si Cristina con su Unidad Ciudadana se arrimará o comenzará a jugar por su propia cuenta.

Otro sector pretende aplazar el comicio interno hasta febrero o marzo, mientras el ex presidente interino, Eduardo Duhalde, busca directamente la intervención. Sin embargo, la gran apuesta de todos los sectores es lograr una lista de unidad.