Un puñado de diputados electos por Unidad Ciudadana, espacio liderado por la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, anticiparon ayer que se opondrán a la “modificación de la ley de movilidad jubilatoria” y a cualquier intento de “profundización del ajuste”.

Dispuestos a asumir el rol de “una oposición firme” al gobierno de Cambiemos, rápidamente y a través de la red social Twitter, los legisladores que asumirán sus bancas el próximo 10 de diciembre, cuestionaron el anuncio del paquete de medidas dados a conocer por el presidente Mauricio Macri, cuyo objetivo es la reducción del déficit fiscal.

Bajo el hashtag “con los abuelos no”, Leopoldo Moreau fue uno de los primeros en manifestar su fijar posición al afirmar que no se puede “permitir que bajen la jubilación”. El dirigente bonaerense dijo que “cualquier intento de modificar la ley de movilidad jubilatoria debe pasar por el Congreso” donde “estará Unidad Ciudadana para impedirlo”.

Al referirse a la intención del gobierno de modificar la ley de Movilidad sancionada en el año 2009 y al anuncio que busca actualizar los aumentos jubilatorios en base a los índices inflacionarios, Moreau precisó que la movida representará “100 mil millones menos para jubilados”, lo que “dividido por 8 millones da $12.500 menos por año. Mil pesos menos por mes” y un “12,5% de perdida”.

El dirigente de origen radical, también consideró que “el discurso del presidente Macri, además de contener la tradicional cháchara de autoayuda, reveló que desde su particular mirada, construir un país “moderno” significa tener una sociedad con menos jubilaciones, menos universidades, menos investigación científica y menores salarios”.

Por su parte, Fernanda Vallejos, quien el pasado 22 de octubre encabezó la lista de diputados por la provincia de Buenos Aires, acusó a Macri “de estar preparando el #GranSaqueoNacional”, con el que le darán “el gusto al FMI con el “gran ajuste jubilatorio”.

Con un sesgo de ironía, Vallejos, señaló que el gobierno de Cambiemos “impulsa reformas que hambrearán a jubilados y trabajadores, pero con el objetivo de ‘crear empleo y reducir la pobreza’”.

En tanto que el también electo legislador nacional y presidente del PJ bonaerense, Fernando Espinoza, señaló que “el 22 de octubre el pueblo nos votó para ser oposición” por lo que desde UC no van a permitir “que los jubilados sean la variable de ajuste”.

“El FMI sugiere y el Gobierno, disciplinado, planea poner en marcha la profundización del ajuste”, dijo a su turno Vanesa Syley, quien consideró que el espacio liderado por Cristina Fernández de Kirchner es “la garantía” para evitar que Macri modifique la “ley de movilidad jubilatoria” y subrayó: “Vamos a defender a los abuelos en el Congreso”.

En tanto que el titular de la CTA, Hugo Yasky, calificó de “aberrante el intento de “ajustar el ingreso de los jubilados, cuando la mitad está cobrando la mínima”.

A su turno, y consultado por este diario, una fuente cercana a un intendente peronista del oeste del conurbano bonaerense señaló que se encuentran “en un proceso que va a necesitar de mucho análisis e investigación sobre qué es lo que va a suceder, dé como van a aplicar las medidas anunciadas, porque si bien se habló de cuestiones más coyunturales o estructurales, no tenemos una devolución en concreto más que lo que sospechamos” por lo que “vamos a tener una actitud cauta”.