En medio de la polémica generada por Elisa Carrió, la diputada del Frente para la Victoria Fernanda Vallejos presentó un proyecto de ley para que las propinas a empleados gastronómicos y hoteleros sean incorporadas en las facturas que pagan los consumidores y que tengan carácter remunerativo.

La legisladora kirchnerista dijo que la iniciativa que crea un "laudo hotelero y gastronómico" equivalente a un mínimo del 10% del monto total consumido está "inspirada en Evita" y que apunta a fundar "un nuevo derecho de los trabajadores del sector", que de esta manera verían incrementados sus ingresos.

Más allá del mínimo del 10% de propina obligatoria, el proyecto también estipula que el laudo "recomendado adicional será del 5%" y "en la factura deberá constar de manera explícita la recomendación". Esto significa que el cliente podrá pagar "a voluntad" ese adicional recomendado o incluso un porcentaje mayor.

El cobro de los ingresos extra por propinas no será de manera individual de acuerdo a la atención que cada trabajador le brinde a los clientes, sino que esos ingresos adicionales "serán repartidos de forma semanal, equitativa y proporcional a las horas trabajadas, entre el conjunto de los trabajadores del establecimiento".

A modo de compensación para el consumidor, el proyecto establece la prohibición para el establecimiento de incorporar un adicional en concepto de "cubiertos, uso de mesa, o cualquier servicio equivalente".