Camioneros decidió no dejar dudas de que lidera la protesta contra el Gobierno, desde la modificación de la fecha original al 21F, hasta de anunciar también el contexto y la nómina de entidades que lo respaldan en la propia sede del sindicato que lideran Hugo y Pablo.

"Si no reaccionamos a tiempo, estos señores nos llevan puestos, porque no tienen escrúpulos en seguir adelante a pesar de saber claramente que el país no anda nada bien", refrendó el también presidente de Independiente que participó de la conferencia de prensa.

Pablo Moyano remarcó que "los protagonistas de las luchas y el cambio social son los trabajadores", ante lo cual subrayó que el "rol" de los sindicatos "es apoyarlos, acompañarlos". Además de las palabras el adjunto de Camioneros dejó en claro que la convocatoria la asume un sector de la CGT. En un detalle protocolar, la cita al encuentro de la víspera fue rubricado desde el rol de secretario gremial de Azopardo que desempeña el también vice presidente de los "Diablos Rojos de Avellaneda".

“Si no reaccionamos a tiempo, estos señores nos llevan puestos, no tienen escrúpulos”

La movilización había sido convocada para el 22 de febrero, pero se decidió anticiparla 24 horas para no coincidir en el reclamo con el sexto aniversario de la Tragedia de Once.

Dentro de los asistentes se destacó la presencia de los referentes de la CTA Autónoma Pablo Micheli y la de los Trabajadores Hugo Yasky; el bancario Sergio Palazzo por la Corriente Federal (CFT), el aceitero Daniel Yofra, el diputado nacional por el massismo Facundo Moyano, el ex legislador porteño Gustato Vera; Ricardo Cirielli (aeronáuticos) y los diputados nacionales Walter Correa y Vanesa Silley (Unidad Ciudadana) entre otros. La moción para cambiar el día del reclamo estuvo a cargo de otra apuesta fuerte del moyanismo y sus aliados: el ferroviario Rubén "Pollo" Sobrero, dirigente enfrentado a las conducciones orgánicas de los servicios de trenes. Sabido es que los sindicatos ferroviarios ya refrendaron que no acompañarán la movilización.

Hugo Moyano no dejó pasar la ocasión de dedicarle algún párrafo al sector "dialoguista" de la CGT respecto de la postura crítica que detonaron respecto de la marcha del 21F. "Siempre faltará alguno, cuatro sillas vacías, pero los trabajadores de esas organizaciones nos van a acompañar en la protesta", desafió. Horas después de haber apelado a una frase "clásica" de la orbita sindical en cuanto a "oficialismo permanente" de algunos gremios, Moyano elevó la apuesta y sostuvo que a esos sindicatos desde el Ejecutivo "les mandan a decir que no van a participar. Pero hace falta decirlo: no vienen y punto", indicó. "Piensan que con eso van a debilitar la movilización, pero en vez de debilitarla la fortalecen porque no vendrán los dirigentes pero sí los trabajadores y eso es lo que nos interesa".

Las críticas del histórico líder de los choferes también abarcó a los medios de comunicación, sobre lo cual expresó que la administración Cambiemos "intenta tapar todo lo que pasa, pero sin éxito". Sumando además que su familia es blanco de persecusión por el rol que desempeñan en el club de Avellaneda: "Cada vez que habla Pablo o yo allanan Independiente", sentenció.